PrensaPedagógica

Nuestros temas abarcan, filosofía, pasando por la moral y la pedagogía, hasta la ciencia y la política, sin descuidar la literatura, moda, contexto social y geográfico.

Contanos tu consigna

Contanos tu consigna
Consignas de mujeres

Marcha por la vida 03 de junio 2017

Marcha por la vida 03 de junio 2017

jueves, 24 de abril de 2014

La paridad como factor fundamental de la crianza de los hijos

Luego de estar en contacto con personas que vivieron situaciones traumáticas en su infancia y sufrieron el desamor de sus padres...Desamor y todas las consecuencias que ello acarrea cuando uno todavía no alcanzó la edad suficiente para discernir entre el "Bien" y el "Mal", me llevaron a pensar muy seriamente, en que el problema radica en la "cantidad de hijos" que uno traiga al mundo.
Y por qué digo ésto.
Simplemente y a modo de teoría, comencé a "atar cabos" y se me "encendió la lamparita".
Analizandolo cuantitativamente, a mayor cantidad de hijos, menos tiempo para dedicarles a cada uno, menos entusiasmo y menos voluntad por dedicarles no sólo tiempo, sino también apoyarlos en sus proyectos personales, escucharlos, ayudarlos, etc. Es decir, cumplir con todos los roles que tienen los padres, en especial, las madres: Psicólogas, maestras, compañeras, consejeras, etc.
Esta teoría no sería más que una explicación a tantos interrogantes que las personas sufridas, se plantean de adultos...
El problema de la "cantidad" se relaciona intrínsecamente con "la perfección de los números" y de la armonía de ellos en nuestra vida. No por nada, los números "perfectos" son los pares y no los impares.
Si la perfección es una característica de los números pares, ¿por qué desestimarla o ignorarla a la hora de tener hijos?
Sin embargo, es cierto que hay quienes en muchos casos no pueden ponerse a analizar tan metódicamente la cantidad de hijos que quiere en su vida, otros ni siquiera los plantean como una posibilidad, otros no proyectan, y lamentablemente, en muchos casos las mujeres son víctimas de violaciones, o no disponen de recursos suficientes como para frenar la cantidad de embarazos no deseados. Con esto no estoy fomentando en absoluto el aborto, simplemente, describiendo una realidad que existe en un contexto de vulnerabilidad social y económica.
A algunos les parecerá egoísta mi teoría de que "los problemas de las personas referidas a trastornos en la personalidad sean consecuencia de la falta de atención y de amor de sus padres cuando fueron chicos".
Pero no es menor lo que digo. Sino en verdad es la raíz de los mayores problemas de la sociedad.
Sin ir más lejos, la inseguridad no es sino el reflejo de un grupo (mayor o menor) de personas, que no fueron inculcadas en valores lo suficientemente "fuertes" como para formarles una personalidad acorde a la moral y a las buenas costumbres. Pero también es cierto, que la pobreza es también una de las deficiencias más grandes en las sociedades capitalistas o de bajos recursos. La pobreza provoca que las mujeres queden embarazadas muchas veces en contra de su voluntad, son violadas por maridos que llegan borrachos a sus hogares y sin preguntarles, abusan de ellas. Como consecuencia esas mujeres tienen más de dos hijos, y los mandan a trabajar de muy chicos porque "el dinero no alcanza". Como viven rodeadas de marginalidades, en lo que menos piensan es en ser "Maestras Ciruelas" con sus hijos, atenderlos bien, hablarles bien, y formarlos como personas de bien. En cambio, alteradas por sus problemas, en muchos casos, los maltratan, abusan, y cometen otras criminalidades.
El problema tiene un trasfondo socioeconómico muy importante y como todo tiene que ver con todo...solamente me propongo a plantearles a las personas que pueden actuar de acuerdo a su voluntad, y cuentan con posibilidad de elección, que el número ideal de hijos es el 2 (DOS).

Y por qué creo que el número, perfecto, par, ideal, es el 2 (DOS), porque tenemos: dos pies, dos brazos, dos ojos, dos orejas...
Esto significa que...podemos escuchar a dos hijos a la vez, y no a tres o a cinco, podemos alzar dos bebés, y no tres o cinco, y lo más y fundamentalmente importante, es que podemos dar de mamar a dos bebés a la vez...y no a tres o a cinco.
Ahí se inicia todo.
No es menor el mito de que en hermanos de tres, "el del medio es el más problemático", se preguntaron alguna vez...¿por qué?




Aylin Pappano

lunes, 21 de abril de 2014

Mercedes Barcha: La mujer en la vida de Gabriel García Márquez

Era muy joven cuando Gabriel García Márquez supo con quién se quería casar; se lo hizo saber a la pequeña Mercedes Raquel Barcha Pardo, de nueve. Decidió que se casaría con ella al terminar sus estudios. Logró conquistarla y contrajeron nupcias en marzo de 1958 en la iglesia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro de Barranquilla.
Según publicó el periódico colombiano El Tiempo, que entrevistó al escritor inglés Gerald Martin, autor de la biografía Gabriel García Márquez: una vida, Gabo conoció a su mujer en Magangué (Bolívar), a principios de la década de 1940, cuando Mercedes era apenas una niña de 9 años, y él estaba próximo a irse a estudiar a Zipaquirá. Tenía cinco años más que ella.
Cuenta Martin en este reportaje que Mercedes nació el 6 de noviembre de 1932 y, al igual que Gabo , fue la primogénita de los seis hijos que tuvo Raquel Pardo López, descendiente de una familia de ganaderos, y el farmacéutico Demetrio Barcha Velilla, cuyos ancestros fueron emigrantes que provenían de Oriente Medio.
A ella se refiere en Cien años de soledad. "De allí es de suponer la 'sigilosa belleza de una serpiente del Nilo', de Mercedes", al aludir a la manera como Gabo describe a 'Mercedes, la boticaria' en Cien años de soledad: "la mujer sigilosa y silenciosa, de cuello esbelto y ojos adormecidos".


Estuvieron, hasta hoy, el día del fallecimiento del escritor, 56 años juntos. A Mercedes uno de los biógrafos del escritor la describe como "una mujer alta y linda con pelo marrón hasta los hombros, nieta de un inmigrante egipcio, lo que al parecer se manifiesta en unos pómulos anchos y ojos castaños grandes y penetrantes".
García Márquez siempre habló de ella con cariño orgulloso. Es conocida la amistad del escritor con Fidel Castro . En una ocasión Gabo dijo: "Fidel se fía de Mercedes aún más que de mí".
En 1959 tuvieron a su primer hijo, Rodrigo, que se convirtió en cineasta. En 1961 la familia se instaló en Nueva York donde García Márquez ejerció como corresponsal de Prensa Latina. Tras recibir amenazas y críticas de la CIA y de los exiliados cubanos, que no compartían el contenido de sus reportajes, decidió trasladarse a México y se establecieron en la capital, donde estuvo el resto de su vida. Tres años después nació su segundo hijo, Gonzalo, diseñador gráfico en Ciudad de México.
Aunque García Márquez tuvo residencias en París, Bogotá y Cartagena de Indias vivió la mayor parte del tiempo en su casa en México, donde fijó su residencia a principios de los años 60. Allí vivió hasta su despedida.

Poemas de amor de Gabriel García Márquez...

"Si alguien llama a tu puerta, amiga mía,
y algo en tu sangre late y no reposa
y en su tallo de agua, temblorosa,
la fuente es una líquida armonía.

Si alguien llama a tu puerta y todavía

te sobra tiempo para ser hermosa
y cabe todo abril en una rosa
y por la rosa se desangra el día.

Si alguien llama a tu puerta una mañana

sonora de palomas y campanas
y aún crees en el dolor y en la poesía.

Si aún la vida es verdad y el verso existe.

Si alguien llama a tu puerta y estás triste,
abre, que es el amor, amiga mía".



 Noche Del Amor Insomne

"Noche arriba los dos con luna llena,
yo me puse a llorar y tú reías.
Tu desdén era un dios, las quejas mías
momentos y palomas en cadena.

Noche abajo los dos. Cristal de pena,

llorabas tú por hondas lejanías.
Mi dolor era un grupo de agonías
sobre tu débil corazón de arena.

La aurora nos unió sobre la cama,

las bocas puestas sobre el chorro helado
de una sangre sin fin que se derrama.

Y el sol entró por el balcón cerrado

y el coral de la vida abrió su rama
sobre mi corazón amortajado".


"El problema del matrimonio es que se acaba todas las noches después de hacer el amor, y hay que volver a reconstruirlo todas las mañanas antes del desayuno".

Vivieron 70 años juntos y murieron con 15 horas de diferencia





Helen Felumlee, de 92 años, murió el 12 de abril. Su esposo Kenneth Felumlee, de 91, falleció a la mañana siguiente, con sólo 15 horas de diferencia. Los ocho hijos de la pareja, que vivían en Nashport, Ohio, dijeron que eran inseparables desde que se conocieron desde adolescentes, e incluso una vez prefirieron compartir un catre a bordo de un ferry, que dormir una noche separados.
Estuvieron profundamente enamorados hasta el fin, e incluso se tomaban de la mano mientras desayunaban, dijo su hija Linda Cody. "Sabíamos que cuando uno se fuera, el otro lo iba a seguir", aseguró la hija.
De acuerdo con Cody, unas 12 horas después de que falleció Helen, Kenneth rápidamente comenzó a decaer y estaba rodeado por su familia y amigos más cercanos cuando murió a la mañana siguiente. "Ya estaba listo -dijo Cody-. Simplemente no quería dejar que ella se fuera sola".
La pareja se conocía desde hace años, y el 20 de febrero de 1944 se fugaron a Cincinnati desde Newport, Kentucky, a dos días de que ella cumpliera 21 años, porque Kenneth era demasiado joven para casarse en Ohio.
Kenneth trabajó como inspector de vías férreas y mecánico antes de emplearse en la oficina postal de Nashport. También daba clases dominicales en la iglesia de su localidad. Helen era ama de casa, se hacía cargo de su familia y ayudaba a otras familias el área. También era maestra los domingos y era reconocida en su comunidad porque le gustaba enviar tarjetas de saludos, agradecimiento y felicitaciones a todos. "Mantenía el negocio de Hallmark", dijo en broma su nuera Debbie Felumlee.
Fuente: AP
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...