PrensaPedagógica

Nuestros temas abarcan, filosofía, pasando por la moral y la pedagogía, hasta la ciencia y la política, sin descuidar la literatura, moda, contexto social y geográfico.

Contanos tu consigna

Contanos tu consigna
Consignas de mujeres

Marcha por la vida 03 de junio 2017

Marcha por la vida 03 de junio 2017

viernes, 30 de noviembre de 2012

La angustia que me acompaña

"Tu vida es un tango", habría dicho una vez, alguien de mí...y puede ser. La angustia es un sentimiento que me persigue, pero más profundamente aún que cualquier otro tipo de sentimiento que puede llegar a ser innato en nosotros, como el amor o el odio.
La angustia es circunstancial, se "despierta" cuando algo o alguien lo provoca, y puede no ser una provocación directa y del momento...sino también, una provocación que venga de mucho tiempo atrás.
A veces, suele confundirse con la melancolía, ya que juntas se potencian y hacen de tu vida un cristal roto en mil pedazos...
Pero la melancolía es distinta. Es la añoranza de los viejos tiempos, que incluyen viejos amores, amigos, épocas, momentos, etapas, pérdidas, éxitos y fracasos. La angustia podría considerarse como la "segunda etapa" de la depresión. Primero, surgirían los pensamientos melancólicos, el querer que algo o alguien vuelva a nuestras vidas, lo que provoca, en un estadio más intenso del problema, la angustia que surge al darnos cuenta que jamás sucederá... Se representa con fuertes dolores en el pecho, en el estómago, ganas de llorar, dolor de cabeza, bronca, impotencia, desgano, etc. Estas expresiones nos resultarán conocidas, pero no todos los días lloramos, no todos los días sentimos bronca u odio.
Es increíble cómo todo esto junto, lo puede producir una persona...o una situación abstracta y pasada. Pero es parte de la vida, y siento que cada  día que pasa, caigo un poco más a la realidad, y me doy cuenta, de lo difícil que es abandonar una situación cómoda y "estable", por temor a la soledad y a los cambios...de nuevo.
Cuando uno ya vivió una situación similar, y tiene que volver a enfrentarla, no caben dudas que  el temor va a ser mayor, porque ya conocemos lo que sucederá...todos los pasos...Por eso, ¿cuál es la solución? dejárselo a la "buena de Dios" y que Él decida? o tomar coraje y decidir por nosotros mismos?
No estoy segura.

lunes, 30 de julio de 2012

Aylin Pappano FINALISTA en el Soñando por Cantar


La frutilla del postre

Aylin Pappano, FINALISTA EN "SOÑANDO POR CANTAR": Unforgettable (versión Frank Sinatra)


Tomé coraje y fui al cásting en Ideas del Sur. Mis esperanzas se desarmaron ante el frenético "no hay más cásting" de uno de los muchcachos de seguridad.
Me presenté, y una vez adentro  me preguntaron qué tema había preparado para lucirme...Había preparado un tango...más precisamente "El Último Café"...pero, ante una rotunda  negativa a ese género opté por un fragmento de "Si tú no estás aquí" (Rosana). Aprobado.
Continué con otra estrofa de "Contigo en la distancia" (Christina Aguilera). Aprobado.
Pasó una semana y me comunicaron que había quedado seleccionada. La emoción fué tan grande que no tuve palabras de agradecimiento al productor que me llamó...
Los días previos a la audición en televisión fueron un manojo de nervios...no tenía apetito, me temblaban las manos, transpiraba...pero cuando llegó el día....todo había desaparecido, menos mis ganas de cantar.
Expresar mis sentimientos con un micrófono y adelante de tanto público generoso y respetuoso es la mejor sensación de todas.
Las luces de los reflectores me produjeron tal perplejidad que mi mente se elevó de mi Ser unos centímetros y me sentí Whitney Houston cantando para una multitud de miles de personas...la sensación arriba es indescriptible y apasionante. No hay otro placer que supere el de cantar...

martes, 17 de julio de 2012

Muñecas: Seres incondicionales que te acompañan en el camino de la vida...




Las muñecas son, en la mayoría de los casos, el primer regalo que recibimos las nenas por parte de sus padres, madres, tías, abuelas y amigas...En un principio, nos acompañan para enseñarnos a dialogar, en el juego de a dos... a enamorarnos, cuando queremos que nuestra amiguita se "enamore" o se "case" con un muñeco...aprendemos a contar secretos, inventar, imaginarnos historias hermosas y con finales siempre felices.
También, aprendemos a ser mamás...a maquillarlas, a cortarles el pelo, pintarle los labios, las uñas...cortarle las manos a las Barbies, cuando en realidad, lo que queremos es hacerles manicure...

Era apasionante y divertido pasar toda una tarde jugando en el parque de casa a bañarlas, peinarlas, cambiarles el vestuario, ponerle zapatitos, sentarlas en fila y merendar con ellas.
A veces, el Sol era tan fuerte que tenía que ponerles sus sombreros...nunca tuvieron "sombrilla"; pero sí, un montón de árboles, y un césped muy cómodo para aliviar el calor...
A veces, se quejaban por cómo quedaba su cabellera rubia después de pasar la tarde tiradas afuera...pajoso y crespo, por suerte, mamá (yo), las bañaba con enjuage cuando me tocaba la hora de la ducha.
Entre mis Barbies, no había competencia ni concursos de belleza...todas eran hermosas, distintas, no todas eran rubias. Las había castañas, pelirrojas y  morochas.
Un sólo hombre hubo en sus vidas...Aladin. Ken nunca se hizo cargo, por eso, tuvimos que conseguir un hombre de Oriente que no le preocupara tener tantas mujeres. Entonces, una noche de Navidad, Aladin, las conquistó con tan sólo una mirada...A ellas, tampoco les molestó, porque su amor por él era tan grande que no les importaba compartirlo.

Cuando fui creciendo, las iba abandonando de a poco, ellas lo sentían. Pasaban días, e incluso semanas que no les camabiaba el vestido, los zapatos, que no las bañaba...o lo que era peor, un baño de crema para el cabello!
Me odiaban.
Hasta que un buen día, las senté a todas, como era de costumbre, una tarde a merendar y les confesé mis problemas. Estaba creciendo y otras situaciones se iban interponiendo en nuestra relación...Tenía otras prioridades, obligaciones que cumplir y el tiempo que me ocupaba la escuela era tal que a veces, me olvidaba por completo que ellas eran mis mejores amigas...siempre lo fueron. Las hermanas que nunca tuve, y las hijas que deseaba tener...

Tomé la decisión de llevarlas de vacaciones, a un lugar oscuro, pero seguro.
Al placard.
Allí no pasarían frio, ni calor, ni sus vestidos se estropearían, ni sus cabellos se pondrían crespos.
Nunca sufrí tanto.
El hecho de tener otras responsabilidades que no incluyan tener que jugar con ellas, me ponía muy mal. Lloraba, las extrañaba, sufria. No tenía con quien hablar...
Hasta que en otra etapa de mi vida aparecieron unas muñecas más grandes que ellas, pero no eran lo  mismo. Éstas eran ácidas...unas muecas que asustaban. Inspiraban temor a la noche, cuando quedaba sola durmiendo en mi habitación.
Una vez, le pedí a mi mamá que se las llevara o las escondiera, que no quería dormir con ellas.
Osos, muñequitas de porcelana, chiquitas y grandes...todas pasaron por mi vida.

Hoy, a mi edad, las volví a despertar...a diferencia de Toy Story, jamás las regalé, ni lo haría nunca. Cada vez que voy a  mi casa, allí están, estáticas, esbeltas, preciosas...con sus vestidos impecables, sus rostros inmaculados, sus cabelleras largas, suaves y cuidadas...ahora la que juega con ellas, es mi mamá.

martes, 17 de abril de 2012

MI PRIMER TEMA GRABADO- (Cuando tenía 17 años) "AQUI"

 "Aquí" es mi primer tema compuesto por mí (letra y música), registrado hace ya muchos años...es la grabación original que la encontré entre mis papeles...el CD, todo rayado, no impidió que rescatara la única copia de la canción...espero poder reeditarla algún día. Ojalá les guste...en aquella época era tan chica, que nada conocía del "amor". Hoy puedo decir que la letra tiene mucho de lo que sentí, viví y sufrí...

miércoles, 29 de febrero de 2012

LA INCREIBLE HISTORIA DE LA MONJA QUE BESO A ELVIS








 

En la última entrega de los Oscar, se pudo ver una monja caminando entre las grandes estrellas. Y no, no era ningún actor promocionando su última película, sino una auténtica monja, con una particularidad: fue la primera mujer en besar a Elvis Presley en la pantalla grande, en la película “Loving you”.
Dolores Hart era una rubia de ojos azules que muchos directores de Hollywood anhelaban como musa, pero que a sus 25 años dejó todo, incluyendo su incipiente fama, y se metió a monja.
La última vez que se le vio entre el glamour y las alfombras rojas fue en la entrega de los premios Oscar de 1959 donde fue la presentadora. Hasta que más de medio siglo después volvió a pisar la alfombra del teatro Kodak de Los Angeles, en la 84 edición del premio, el domingo pasado.
En esta ocasión no llevaba lentejuelas ni maquillaje, como en otra época, sino su hábito de madre superiora. La acompañaban por las dos directoras del documental “God is the bigger Elvis” (Dios es más grande que Elvis) que cuenta su transformación y que fue nominado para una estatuilla.
“Ha vuelto a su casa”, comentó Rebecca Cammisa, una de las directoras, mientras la madre Dolores, de 73 años, saludaba a las cámaras.
Su beso es considerado por muchos críticos como uno de los más largos de la historia del séptimo arte, aunque no por su duración en la pantalla sino por las repeticiones que les pedía el director, indica la web de BBC Mundo.
“Nos sonrojamos varias veces, así que el director cortaba la escena, pedía que nos maquillaran y volvíamos a empezar. En la pantalla sólo duró 15 segundos pero en la memoria lleva más de 55 años“, detalla la religiosa desde la abadía Reginan Laudis de Connecticut (EE.UU.), que aparece en el documental.
Hasta allí se acercaron las directoras para conocer la leyenda de la monja que besó a Elvis y que, además, es miembro con voz y voto de la Academia que entrega los Oscar.
“Nunca dejé Hollywood porque pensara que fuera un lugar de pecado. Simplemente sentí otra vocación”, detalló la monja.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...