PrensaPedagógica

Nuestros temas abarcan, filosofía, pasando por la moral y la pedagogía, hasta la ciencia y la política, sin descuidar la literatura, moda, contexto social y geográfico.

Contanos tu consigna

Contanos tu consigna
Consignas de mujeres

Marcha por la vida 03 de junio 2017

Marcha por la vida 03 de junio 2017

domingo, 16 de enero de 2011

"Sólo la mitad volvería a elegir a su actual pareja tal cual es" Fuente: Clarín


Clarín encargó una encuesta con esta pregunta: “Si tuviera la oportunidad de volver a empezar, ¿elegiría nuevamente a su pareja?”. El 53% contestó que la volvería a elegir “tal cual es”. El 34% dijo que le haría “algunos cambios”. Y el 11% respondió que no repetiría el “error” de reelegirla. Así, entre los que mandarían el amor a boxes y los arrepentidos, casi la mitad mostró algún grado de disconformidad con su actual compañero . Pero... “ Ay amor divino –dice la letra de otra canción– me falta todo en la vida si no estás ”.
En el sondeo realizado por D’Alessio Irol entre 785 personas de todo el país, las mujeres se muestran más inclinadas que los hombres a la reelección de su “otra mitad” (57% contra 50%). La juventud lleva también a tener una visión más idealizada del compañero (67% contestó que volvería a dar el sí sin cambios, contra 50% de los mayores de 55 años).
“¿Qué modificaría de su pareja?”, preguntó el sondeo. La mayoría apuntó a los cambios repentinos de humor, la manera imperativa de pedir las cosas y los reproches. “No me valora”, “es poco comunicativo”, “no es romántico”, fueron algunas respuestas. (ver infografía).
En tiempos en que la elección de la pareja se volvió más libre que nunca –los hombres pueden buscar hombres, las mujeres hacer pareja con mujeres, la diferencia de edad se relativizó y hay permisos sociales para convivir sin casarse, de probar y volver a probar–, todavía hay muchos que siguen apostando a la vida juntos.
Bien o mal, pero contigo, parece ser la consigna .
Según la encuesta, entre los aspectos más valorados de la pareja figuran el diálogo fluido, los objetivos en común y la comprensión en los momentos difíciles. La única diferencia entre hombres y mujeres es que ellos le dan gran valor a la creatividad a la hora del sexo (42% de ellos eligieron esta opción, contra el 26% de ellas).
Ocho de cada diez encuestados reconocen que su pareja no resultó ser como imaginaban “pero eso no fue un inconveniente para que la relación se afianzara”.
Tres expertos consultados por Clarín “desmenuzaron” los datos de la encuesta. Ricardo Rubinstein, psiquiatra y miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina, opinó que la gente que reelegiría a su compañero sin cambios desidealizó a su pareja y la ubica lejos del mito del amor platónico. La sexóloga Adriana Arias sostuvo que los resultados del sondeo desnudan el “miedo a romper estructuras”. Y Graciela Faiman, especialista en Pareja y Familia, se mostró sorprendida por la “gran cantidad” de personas que dijeron que volverían a elegir a su pareja “tal cual es” (ver aparte).
En su libro “Por qué dura el amor”, la escritora y periodista Raquel San Martín aporta algunas claves sobre los amores que le ganan al tiempo: “No son idealizados ni perfectos. Cada uno identifica qué le gusta del otro, lo que quisiera cambiarle y lo que aprendió que no puede modificar. Se quejan, se enojan, se pelean, pero el otro les preocupa. Tiene algo valioso que no tiene uno mismo, y eso es admirable y tranquilizador”.
“No son uniformes a lo largo del tiempo. Se hacen más fuertes, pasan períodos de debilidad, hay terceros que intervienen en algún momento. Hay crisis, episodios que se pueden recordar y de los que se puede hablar”.
“Están sostenidos en un proyecto común. A veces uno tira más y otro menos, pero el tema es tirar los dos para el mismo lado”.
“Tienen algo inexplicable. Por debajo de estas historias corre un hilo de atracción –a veces inicial, a veces hecho en el tiempo– que se mantiene y es evidente”.
“Tienen una parte racional. Saben muy bien cómo han pasado las crisis, detectan lo que las provocan, se conocen y se anticipan, piensan en el futuro juntos como estrategia”.
Parece difícil. Y sin embargo muchos lo logran. El 75% afirma que ya conoció al amor de su vida. La clave para gozarlo y no sufrirlo “es dejar de perseguir el amor perfecto, porque no existe. Y si se lo encuentra, no dura”, aconsejan expertos en almas ajenas. ¿Pero quién se anima a perderse el placer de buscarlo?.


jueves, 13 de enero de 2011

¿Por qué las vacaciones separan?




Mar, arena...playas paradisíacas, mujeres semi desnudas exhibiendo sus cuerpos. Noche de verano, alcohol, excesos, ausencia de límites: "vale todo". Escenario ideal para que cualquier hombre que intente huir de la rutina del trabajo y por qué no de la rutina que conlleva estar en pareja, lleve a cabo su siniestro plan "la traición".

El tema se plantea así:
Diciembre se aproxima, y no hay lugar en la mente masculina para planear una cena con su novia, o una reunión familiar...el objetivo: Armar las valijas y junto a sus más fieles amigos, retirarse a la costa argentina, o a las cálidas aguas de Brasil o al Caribe o simplemente, cargarse una mochila y recorrer el país de norte a sur.
No existe sensación más reconfortante luego de un exhaustivo año laboral, que la de sentir el aire fresco del mar mientras caminamos por la costa, o levantarnos bien temprano para salir a correr y disfrutar de un amanecer en compañía de las olas y animales marinos...todo muy lindo no? Pero por qué disfrutar de ese maravilloso paisaje solo y no con quien tenemos al lado?
"El verano pasado me fui con vos, este año me toca con los chicos", "disfrutá con las chicas, yo veraneo con unos amigos", "necesito tiempo para pensar, que cada uno vacacione solo y a la vuelta vemos cómo seguimos", "quiero estar solo". Estas frases (y muchas otras) seguramente las hemos oído en reiteradas oportunidades, y no nos tienen por qué sorprender.
La ventana hacia el exterior que muestran los medios masivos de comunicación, (un mundo exterior ficticio, ya que, no es la realidad), conduce a la opinión pública a percibir de otra manera el concepto de "pareja", "compromiso", "fidelidad", "confianza"; confundiendo amor con "calentura", y "placer" por "sexo", provocando dolores insuperables y rupturas irremediables. Teniendo en cuenta, por otro lado, que estamos inmersos en una sociedad cuyo propósito principal es el de disfrutar el momento. El "hoy", sin pensar en "mañana". Ocasionando que las relaciones amorosas devengan en un "yo te quiero hoy, mañana veremos".
La falta de compromiso y tolerancia que caracteriza a las parejas, es consecuencia del estado de carencia de valores existente actualmente.
Este breve contexto social al que hice mención, sirve de sostén de mi teoría de que el número de rupturas se incrementa con la llegada del período estival.
¿Por qué? Porque en el caso de los hombres, la gran mayoría de ellos necesita un tiempo para compartir con sus amigos, y seguir haciendo lo que nunca dejaron de hacer...jugar a la pelota, a la Play Station 1, 2, y 3, a la Wii, emborracharse, fumar, piropear, levantarse minas, encararlas y...llevarlas a la cama. Todas aquellas actividades que, en compañía de una novia "oficial" no pueden llevarse a cabo...
Es innato en el hombre el deseo de procrear. Es una ardua tarea la de nosotras, mujeres, de intentar "atar" a nuestros hombres para evitar una catástrofe de testosterona, pero a veces, se nos hace imposible controlar. Miles de especialistas y diversos estudios dedicados a la investigación del cerebro y actitudes del hombre lo han comprobado. Mi teoría, no sería nada más que un grano de arena más, a la tonelada de granos que existen al respecto.
Un hombre que no busca compromiso, elige vacacionar con sus amigos en lugar de hacerlo con su novia...
¿Está bien que mi novio se vaya con sus amigos de vacaciones? NO. No está bien, porque si quiere "fiesta", no se hubiera puesto de novio y hubiera continuado soltero. El noviazgo no es "castración", pero tampoco "boludeo". Será que mi concepción del mismo es antiguo, pasado de moda, o cursi, pero una unión de dos personas que se aman, implica mucho más que buena química en la cama y "pasarla bien". Implica disfrutar del tiempo que tenemos para disfrutarlo con ella, conocerse más, descubrir al otro y descubrirse uno.
Las vacaciones podrían ser una buena oportunidad para comenzar de nuevo...

lunes, 3 de enero de 2011

Historias de Amor en Hollywood

Spencer Tracy y Katharine Hepburn





Él estaba casado, desde 1923, con Louise Treadwell-, pero algo les dijo que estaban hechos el uno para el otro y se lanzaron a la aventura de amarse con trabas. Todo comenzó cuando Katharine Hepburn, ya una estrella de gran carácter, exigió a la Metro a Spencer Tracy como pareja para rodar La mujer del año. Cuando ella le vio, frente a frente, en el estudio, no pudo menos que exclamar: “Me parece señor Tracy que usted es demasiado bajito para mí”. Spencer, sin apenas pestañear, le respondió ágil: “No se preocupe. La rebajaré hasta dejarla a mi altura”. Esta anécdota define 29 años de profundo amor y respeto. Las diez películas que rodaron juntos no fue más que un duelo, como escribe Terenci Moix, por ofrecerse planos, por regalarse protagonismo. Cuando Katharine Hepburn recogió el Oscar por su papel en Adivina quién viene esta noche, dijo emocionada: “Siento como si se lo hubiera robado a Spencer”. Él murió, tres semanas después de que culminara el rodaje de esta película, y ella aún hoy sigue guardándole en su memoria.


Clark Gable y Carole Lombard




La pareja se convirtió en todo un mito, superando incluso su condición de estrellas de la gran pantalla. Tras haber saltado al mundo del cine a mediados de los años veinte, Gable reinaba en Hollywood y su presencia ayudaba a la consolidación de la Edad de Oro del celuloide: galán masculino, viril, irresistible, irónico y socarrón, lo que en otros hubiese sido un defecto (tenía unas orejas demasiado prominentes), en él se convertía en virtud admirada por el público femenino, que caía rendido a sus pies. Clark Gable y Carole Lombard se conocieron en la única película que la pareja rodó junta, No man of her own en 1932 pero su romance comenzó años más tarde.


Humphrey Bogart y Lauren Bacall




Humphrey Bogart era el implacable detective Sam Spade en El Halcón maltés; el Rick de ensueño en Casablanca; Bogart era el hombre que cuando te decía “no” era un no único, decisivo. Menos con ella. Lauren Bacall le conquistó cuando apenas tenía 20 años. Todo surgió durante el rodaje de la película, basada en la novela de Hemingway, Tener y no tener. Ella llegó, como bellísima debutante, dispuesta a comerse el mundo. Él, con ese aire de estar de vuelta de todo, sintió por dentro que aquella vitalidad, mezclada con una elegancia única, le hacían revivir sentimientos ocultos. Los espectadores, y críticos, de este primer trabajo en común pudieron darse cuenta de cómo una química llamada amor se hacía dueña de ambos. En el New York Times se escribió: “Como un ave de paso melancólico que entra descaradamente en la vida de Bogart, así llegó Lauren Bacall...”. Y lo hizo de tal manera, que permanecieron unidos desde 1945 hasta la muerte de él, el 14 de enero de 1957. Tres películas son la marca en celuloide de un amor real: Tener y no tener, El sueño eterno y Cayo Largo. A nosotros nos queda eso de la pareja. A Lauren Bacall, un gran amor ausente.

Ingrid Bergman y Roberto Rossellini




La bella Ingrid Bergman acudió una noche de primavera, corría el año 1948, a una pequeña sala de cine para ver, junto a su marido, Peter Lindstrom, una película recién estrenada: Roma, ciudad abierta, del director italiano Roberto Rossellini. Mientras duró la proyección, sintió muy dentro una emoción sin forma que se manifestaba con esquivas lágrimas que escapaban de sus ojos. Poco después, volvió a ver otra película de este cineasta, Paisà. Y ya el amor se hizo visible y tan grande, que la actriz de moda en Hollywood no pudo menos que escribirle: “Señor Rossellini: he visto sus dos filmes y me han gustado mucho. Si necesita una actriz sueca que hable inglés perfectamente, que no ha olvidado el alemán, a quien apenas se entiende en francés y que del italiano sólo sabe decir ti amo, estoy dispuesta a acudir para hacer una película con usted”. El resto, ya es historia. Vivieron un amor apasionado, alborotado, ajeno a las críticas. Sin embargo, lamentablemente, como los grandes dramas filmados por el genial director, hubo un momento
en el que apareció la palabra fin y se cerró el telón de su gran amor.

Paul Newman y Joanne Woodward





...Y en Hollywood se hizo el equilibrio. Ellos se llaman Paul Newman y Joanne Woodward. A él se le conocía, por aquellos años, como el doble de Brando y ella vivía mal que bien del teatro y de sus apariciones en algunas series de la televisión, hasta que ganó un Oscar, en 1957, por Las tres caras de Eva. Se encontraron en 1958 -en Broadway, sobre las tablas de un escenario-, el mismo año en el que Newman alcanzó la fama por su interpretación en la adaptación cinematográfica de la obra de Tenesse Williams, La gata sobre el tejado de zinc. Se enamoraron suavemente, sin grandes estridencias, a pequeños detalles que fueron formando un todo que cumple, en el 2001, 43 años. Paul Newman, probablemente uno de los hombres más deseados del planeta tierra desde hace décadas, quiso ofrecer a su mujer lo que más amaba: su cine. El actor se puso al otro lado de las cámaras y rodó películas tiernas, y tristes, que encerraban, en cierto sentido, todo aquello que llevaba dentro. Rachel, Rachel y El efecto de los rayos gamma en el hombre de las margaritas. Intimismo que se repitió casi veinte años después, pero esta vez de la mano de James Ivory, en El señor y la señora Bridge. Porque el amor, parecen querer decirlos, no entiende de los pasos del tiempo...


Liz Taylor y Richard Burton





Elizabeth Taylor y sus ojos de gata se fijaron, en dos ocasiones, en la mirada de un actor que jugaba a la vida de manera arriesgada: Richard Burton. En 1963 ambas estrellas, porque en el universo de Hollywood ya les habían otorgado este estatus celestial, se reunieron, bajo las órdenes del gran Mankiewicz, para emular las andanzas de una seductora nata, Cleopatra, y sus devaneos con Marco Antonio. El romance que surgió, durante el interminable rodaje, entre Liz Taylor y Richard Burton se dejó vislumbrar en aquellos fotogramas que no padecieron los golpes de la censura. Apareció Cleopatra susurrando a su amado “Sin ti, no es éste el mundo en el que quiero vivir”. Y estas palabras se multiplicaron, como en un espejo, en la vida real. Ambos fueron asiduos de cuanta fiesta se organizara y, en ocasiones, acababan montando escenas propias del vodevil. Tanto que Richard Burton le dijo a su amada: “Nos estamos pareciendo a Laurel y Hardy”. Ella, con ese divismo que iba alcanzando, le contestó: “¿Y qué tiene eso de malo?”. Sus broncas sonoras. Se divorciaron en 1974 para volver a casarse un año más tarde, para volver a romper... En 1991 cuando la actriz contraía matrimonio por octava vez con Larry Fortensky no pudo menos que recordar al que fue su doble amor: “Él es el mejor hombre que he conocido desde Richard Burton”.

Annette Bening y Warren Beatty




Cuentan las lenguas maliciosas -del Hollywood más patio de vecinas-, que Shirley McLaine, hermana del actor, en más de una ocasión pronunció una frase que define la reputación de su hermanito: “Debo de ser la única actriz de Hollywood que no he mantenido una relación con Warren Beatty”. A él se le conoció durante décadas como el soltero de oro de la Meca del Cine... hasta que se encontraron. Fue en 1992, durante el rodaje de Bugsy. Entre gánsters surgió el amor más imprevisible de los últimos años. Warren Beatty cedió su soltería ante el amor a Annette Bening. El actor, como bien sabía su hermana, había vivido unos años de turbulentas relaciones, como aquella tan reproducida en papel couché con Madonna. Y ella, Annette Bening, era conocida por sus papeles de mujer fatal, mujer divina, al estilo de Velmont. Ahora, nueve años más tarde de aquel encuentro, son padres de cuatro niños. Annete y Warren han relegado su papel de grandes seductores para, como explicó la actriz, “interpretar a Winnie the Pooh en el suelo del pasillo”.

Melanie Griffith y Antonio Banderas



Una historia de amor con todos los ingredientes de las mejores películas del género. Un actor español a la conquista de Hollywood, una actriz norteamericana de renombre y un filme con tintes de comedia clásica. Trueba les unió el rodaje de Two much, y ellos se encargaron de no volver a separarse. Cuenta un crítico de cine que Antonio entró en la roulotte de Melanie, que no tenía un buen día, para animar a la actriz. Ella debió quedarse prendada de los rasgos latinos que le han hecho tan popular entre sus seguidoras y se alegró tanto que interpretó su papel con verdadero talento. En mayo de 1996, Antonio y Melanie se casaron en Londres y, meses después, su amor tomó nombre de estrella. En septiembre de ese mismo año nació su hija Stella del Carmen. Su matrimonio es el resultado perfecto de la mezcla entre el temperamento andaluz y el carácter estadounidense, un diccionario hispano-inglés –Antonio aprendió el idioma para trabajar en Hollywood y su mujer se ha dejado conquistar por la lengua y costumbres españolas- en el que las palabras se entienden a la perfección. Su unión también se ha visto concretado en la gran pantalla con la película Crazy in Alabama (1999) en la que Banderas se puso detrás de la cámara para dirigir a Melanie.


Tim Robbins y Susan Sarandon





De la mano y luchando por lo que ellos creen justo. Esa es la imagen de una de las parejas con más magnetismo del celuloide. Extravagantes, rebeldes e independientes, han sabido mantener su vida privada lejos de los objetivos de los curiosos y, lo que es más difícil, que sus colaboraciones profesionales se hayan convertido en éxitos asegurados. Se conocieron en el rodaje de Los búfalos de Durham a finales de la década de los ochenta. De la mano de su pareja –nunca se han casado- Susan Sarandon consiguió un Oscar de la Academia de Hollywood por su religioso papel en Pena de Muerte. Y el tema de este filme es justamente uno de los puntos que más unen a la pareja: juntos han fundado una asociación contra la pena de muerte en Los Estados Unidos y luchan contra ella con todas las armas que les ofrece su profesión. Como curiosidad, cuando rodaban esta película, decidieron separarse y vivir en hoteles distintos para no verse todos los días a todas horas y “gastar” su relación. Una relación sólida que ha superado la diferencia de edad (ella es quince años mayor que él) y ha creado un tándem que funciona dentro y fuera de la gran pantalla.

Fuente: Revista Hola!

domingo, 2 de enero de 2011

Scusa...Ma Ti Voglio Sposare





La esperada segunda parte de Perdona si te llamo amor. La historia de amor continúa...
Alex y Niki están más enamorados que nunca, acaban de volver del faro de la isla de Blu, donde han vivido días inolvidables.

Niki se reencuentra con sus amigas, pero el grupo de las Olas deberá afrontar grandes cambios que pondrán a prueba su amistad. Alex retoma su vida de siempre, sus viejos amigos.

Ellos, Flavio, Enrico y Pietro, han pasado de ser maridos serenos y seguros a tener que afrontar muchas dificultades que han puesto en peligro sus matrimonios.

Y ahora todas estas personas, hombres y mujeres de diferentes edades, cada uno a su manera se encuentran para reflexionar sobre el amor. Pues, ¿existe el amor? ¿Es cierta la crisis del séptimo año? ¿Tienen razón los que dicen que un amor no puede durar más de tres años? Y después, la pregunta más difícil: ¿un amor puede durar para siempre?

sábado, 1 de enero de 2011

La "argentinización" del Amor Light


El consumismo de "amores" enlatados comprados en góndolas saqueadas por seres inhumanos carentes de alma, se ha vuelto una actividad rutinaria en una sociedad capitalista en la que el amor no es más que una palabra que pende de un hilo tan frágil que nadie es capaz de sostener por miedo a quebrarlo... Ahí. En el preciso instante en el que el miedo y la valentía se debaten a muerte, es allí, donde el amor deja de existir como sentimiento puro y se convierte en un concepto lejano y débil, inventado por algún ser extraño e idealista.

Lo real hoy en día, es el amor "presentado" como un monumento sexual perfecto. Con curvas perfectas y restos de inteligencia.

Los medios de comunicación, en especial la televisión, muestran a diario cómo deberíamos ser las mujeres para ser aceptadas por el sexo opuesto. Lo cierto, es que quienes "fabrican" esos modelos se olvidaron de un pequeño detalle... el sentimiento.

Detrás de la frialdad que reflejan, existe algo tan efímero y esporádico como el amor. No existe en los medios argentinos programa que interprete periodísticamente las relaciones humanas difundiendo la belleza de los vínculos afectivos en pos de una unión duradera. En cambio, se observa una passarella de cuerpos desnudos que desfilan mostrando sus voluptuosas curvas modeladas por el bisturí, y exhibiendose como si fueran a ser "compradas" por algún comerciante del mercado global del sexo.

Qué sentirá una mujer excedida de peso, una mujer adulta que ronda los setenta y pico, o una mujer con capacidades diferentes...todas mujeres que tienen en común el deseo de amar y ser correspondidas...Qué les queda por hacer? por pensar? por sentir?

Acaso los incipientes noteros universitarios o terciarios reflexionan al respecto cuando entrevistan a las "vedettes" que se muestran como la perfección femenina? Cuál es el mensaje que transmiten los medios referido al compromiso entre un hombre y una mujer?

Cuántos son los que verdaderamente aplican aquellos conceptos estudiados en las cátedras y que nunca interiorizaron para ejercer la profesión? Qué valores son los que nos intentan "vender"?

La mediocridad está latente en la televisión argentina. ¿El público consume "Lo que hay"? No sería mejor optar por la lectura, por las acciones, el disfrute de la naturaleza recordando a aquellos impresionistas que haciendo uso de los paisajes que los rodeaban hicieron de una utopía el más maravilloso arte? Los grandes periodistas no están en la televisión, en un estudio con aire acondicionado y gente histérica corriendo por los pasillos... el verdadero periodismo está en la calle. Hablando, recolectando datos, escribiendo, investigando, fotografiando, ayudando y sobre todo, difundiendo valores, incentivando a la comprensión, la justicia y la búsqueda de la verdad.

Muchachos...se olvidaron de sentir.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...