PrensaPedagógica

Nuestros temas abarcan, filosofía, pasando por la moral y la pedagogía, hasta la ciencia y la política, sin descuidar la literatura, moda, contexto social y geográfico.

Contanos tu consigna

Contanos tu consigna
Consignas de mujeres

jueves, 29 de diciembre de 2011

Sos...

... la anécdota que quiero dejar de contar.
Las imágenes de mi mente que quiero olvidar.
El pasado que debo superar...
La herida que ya cerró.
Mi futuro incierto...
El que inspiró mis mejores relatos.
El que me llevó a abrir un blog dedicado al AMOR.
Porque creía que nuestro amor era único, sincero, duradero y mutuo.
Una suerte de espina que llevaré por siempre. 
Una aventura más de la vida que ya disfruté.
Lo que me impulsó a madurar.
Mi primer fracaso y frustración.


Mis primeras lágrimas sinceras por amor...
El primer recuerdo de aquella noche en un bar irlandés.
Aquellos primeros besos, que intermitentemente, nos dejaron sin respiración.
El primero en todo...
Esas caminatas con calor, con frio, con lluvia...
Mi primer verano compartido.
Lo que quiero dejar de pensar y de mirar...y de recordar.
La pesadilla que me levanta a veces...


Eras lo que siempre soñé.
El que me defraudó.
El que me lastimó.
El que me hizo quebrar en llanto en un bondi, tren, en casa de mi abuela, en todas partes...
El culpable de mi corte de pelo.
El que liberó en mi, la mujer que nunca imaginé tener dentro...
El causante de mis últimas alegrias, éxitos y conquistas.
El que me dio la libertad para continuar disfrutando de la vida, sin vos.
El que permitió que degustara a los hombres como lo hice. Sin tapujos, sin pudores, sin culpas y con placer.
El que desató las cadenas que me ataban a un destino juntos.

Sos un error fatal.

viernes, 23 de diciembre de 2011

Ausencia-Gabriela Mistral


Se va de ti mi cuerpo gota a gota.
Se va mi cara en un óleo sordo;
se van mis manos en azogue suelto;
se van mis pies en dos tiempos de polvo.

¡Se te va todo, se nos va todo!

Se va mi voz, que te hacía campana
cerrada a cuanto no somos nosotros.
Se van mis gestos que se devanaban,
en lanzaderas, debajo tus ojos.
Y se te va la mirada que entrega,
cuando te mira, el enebro y el olmo.

Me voy de ti con tus mismos alientos:
como humedad de tu cuerpo evaporo.
Me voy de ti con vigilia y con sueño,
y en tu recuerdo más fiel ya me borro.
Y en tu memoria me vuelvo como esos
que no nacieron ni en llanos ni en sotos.

Sangre sería y me fuese en las palmas
de tu labor, y en tu boca de mosto.
Tu entraña fuese, y sería quemada
en marchas tuyas que nunca más oigo,
¡y en tu pasión que retumba en la noche
como demencia de mares solos!

¡Se nos va todo, se nos va todo!

jueves, 22 de diciembre de 2011

En esta Navidad regalemos AMOR

Foto: Deviantart
En esta Navidad que se aproxima, deseo que se terminen los individualismos que aislan cada vez más a los individuos, y los sumerje en un mundo que no existe... porque un mundo en soledad es imposible.
Cada uno transita el camino de la vida buscando a aquella persona que lo acompañe en él, que sea su sostén, fiel y comprensivo, que merezca cada instante de su vida y que no se arrepienta jamás.
Hay quienes se empecinan en crecer, y disfrutar la vida solos, ignorando al resto, al prójimo,  al verdadero sentido de la existencia humana, y descartando a los demás cual si fueran objetos desechables, sin aprovechar cada minuto, preocupandose por su propio Ego, bienestar, satisfacción personal.
Hoy, la meta principal de la vida de los hombres modernos es alcanzar el éxito profesional, comprar un auto, o dos, una casa grande o varios pisos. Muchas parejas al mismo tiempo, o ninguna. Abunda el sexo sucio y escasea el amor verdadero: Eso es lo alarmante.
Por eso, con la esperanza de que la situación se revierta y renazca como el Ave Fénix el sincero espíritu Navideño, les deseo a todos mis lectores una muy cálida Navidad!

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Hagamos el amor y no la guerra


En una tarde gris y sin mucho por hacer, no me queda más que escribir y comentar algunas situaciones que me asombran como ciudadana argentina y como periodista.
La noticia que, a mi parecer, fue la más "conmovedora" y más "noticiosa" del día de hoy, fue el encuentro de dos ex combatientes de la guerra de 1982 que enfrentó a Gran Bretaña y a Argentina, por la soberanía de las Islas Malvinas. El encuentro fue entre Marcelo Llambías y Nick Taylor, dos soldados que, en representación de sus respectivas "banderas nacionales", se conocieron en el más insólito de los escenarios: Una guerra. 
La historia se remonta a la época en que ambos países, enfrentados por las islas, enviaron a miles de jóvenes a una guerra que tuvo como gran triunfador a Gran Bretaña. Soberanía que hoy, el pueblo argentino y el gobierno, cuestionan y reclaman, e incluso, hoy, gran parte de los países que integran el MERCOSUR ha decidido "bloquear" el ingreso de buques ingleses a las costas de países como Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay. Sin embargo, en aquellos tiempos, no todos estaban conformes con la situación de disputa, enfrentamiento y odio entre ambas naciones. Llambías, un soldado argentino, y Taylor, un soldado inglés, no eran como el resto. No había ningún tipo de confrontación, rencor, ni ganas de matar al otro sin ningún motivo, al contrario, ambos (según anécdota de ellos), en lugar de "tirarse con balas", utilizaban la cámara de fotos del argentino,  y solían "sacarse fotos" de ellos mismos y del "paisaje bélico". La cámara se extravió en el campo de batalla y luego,  rescatada por el soldado inglés.
Hoy, a más de treinta años de ese episodio, Taylor, logró ubicar a Llambías por internet para devolverle el objeto que capturó imágenes sorprendentes de la guerra, las cuales fueron publicadas en un libro que relata la historia de la Guerra de Malvinas, Pictures from far away. Finalmente, se encontraron en un ambiente cálido, gracias al apoyo de un diario inglés, el cual financió el viaje para el reencuentro.
Esta simple y conmovedora historia no es más, que el reflejo de lo que el mundo está necesitando, más amor, fidelidad, compromiso y paz. FELÍZ NAVIDAD!







lunes, 17 de octubre de 2011

¿Por qué muere el Amor?

"Siempre los hombres matan lo que aman!Con miradas de odio matan unos,con palabras de amor los otros matan (...)Unos matan su amor cuando son jóvenes,otros matan su amor cuando son viejos(Algunos aman demasiado corto,algunos aman demasiado largo"
                                                     Balada de la Cárcel de Reading- Oscar Wilde


“No te quiero más”; “la relación se estancó”; “necesitamos un tiempo”; frases que hoy en día, son moneda corriente en las parejas argentinas. Intolerancia, falta de comprensión, de apoyo y de respeto, conforman el infinito número de cualidades negativas que caracterizan a hombres y mujeres. El contexto social, cultural y económico, ¿es determinante? ¿Por qué no podemos continuar una relación estable? ¿Nuestro entorno familiar, de amistad o laboral, nos induce a terminar? ¿Por qué se acaba el amor?

El amor, es considerado uno de los pilares fundamentales para el sostén de cualquier tipo de relación afectiva, pero, ¿por qué no dura para siempre? Ustedes dirán “a un hijo se lo ama para toda la vida”. Pero tratándose de un amor de pareja, el sentimiento varía con el tiempo deviniendo, por un lado, en un cariño fiel y compañero y por otro, en un inesperado desamor. La atracción inicial entre dos personas, producto de un primer contacto visual con el otro, lleva a la confusión de ¿esto es amor? Comencemos desde un principio. Así iremos descubriendo paso a paso qué factores son determinantes en el desamor, y de esta manera, tratar de evitarlo y continuar encendidos como aquella primera vez…

El enamoramiento o “amor romántico intenso precoz” como ha sido estudiado en la neurobiología está asociado con el aumento de un neurotransmisor (el neurotransmisor es una molécula utilizada para que dos células del sistema nervioso se comuniquen entre sí) denominado Dopamina en la vía de Motivación y Recompensa. La activación de esta vía cumple con la función de elegir la pareja y funciona secuencialmente con los circuitos de sexualidad. El Doctor Roberto Rosler, neurocirujano y docente en la Facultad de Medicina de la UBA, agregó que “cuando la Dopamina está aumentada, como cuando estamos “enamorados”, sentimos que nuestra pareja es perfecta, que no tiene defectos, que el sol brilla sólo para nosotros, los “pajaritos cantan, etc.” Será por ese motivo, que la idealización del Otro como un ser único e irrepetible, en muchos casos nos lleva a una “ceguera” imposible de revertir cuando ya es demasiado tarde. Asimismo, Louann Brizendine, en su libro “El Cerebro Femenino”, advierte que “enamorarse es una de las conductas o estados más irracionales en hombres y mujeres. El cerebro se vuelve “ilógico; es un estado involuntario. Esa suerte de amor convive en los circuitos cerebrales con estados de obsesión, manías, embriaguez, sed y hambre”. Esto explica el comportamiento de las parejas en los primeros meses de la relación: Anhelan el sentimiento extasiado de estar juntos y pueden sentirse totalmente dependientes el uno del otro.

Pero, ¿cuánto dura este “amor apasionado”? Algunos estudios muestran que este estado cerebral dura más o menos de seis a ocho meses. Es un estado tan intenso, que el interés, el bienestar y la supervivencia de la persona amada se hacen más importantes o más que los propios. Lamentablemente, esto es sólo el principio…

Desde la ciencia se realizó un estudió tomando como muestra a un grupo de parejas desde el inicio de su relación y qué es lo que sucedía a medida que el tiempo transcurría. El hallazgo fue que la Dopamina, con el paso del tiempo, se liberaba en cantidades menores ante la presencia del ser amado. También se observó que las respuestas de los circuitos neuronales de la sexualidad eran menos intensas. Esto explica por qué a medida que transcurre el tiempo, la costumbre de estar con el otro, la rutina diaria de actividades, y la comodidad, llevan a “estancarnos” en la relación sin tener que preocuparnos ya por el acto de seducción o conquista, lo que trae aparejado en varias oportunidades, rupturas, desgaste o “espacios de tiempo” en la relación. Por otro lado, Brizendine, asegura que “el viraje desde el amor apasionado a un pacífico lazo de pareja tiene una explicación sensata. No es un signo de enfriamiento del amor sino de su evolución hacia una fase nueva, más sostenible a largo plazo, con vínculos creados por dos neurohormonas, la vasopresina y oxitocina”.

Pero también hay un problema de fondo, que es el origen de los comportamientos tan incoherentes en ambos sexos, lo que dificulta sostener una misma postura a largo plazo, e incluso, un mismo sentimiento. Me refiero a la distinción biológica (por ende, natural) entre un hombre y una mujer. Rosler afirma que existen diferencias cognitivas entre ambos sexos que “deben ser comprendidas para que las mujeres no las malinterpreten y no sean la causa de discusiones y de falsas interpretaciones”. Al mismo tiempo sostiene que “existe claramente un contraste entre un fenómeno biológico – instintivo (el enamoramiento) y un fenómeno montado entre lo biológico y lo cultural (el amor)”.

Con respecto a esto último, se distinguen dos características propias de cada género. Según la psicóloga Pilar Sordo, en su primer libro “¡Viva la Diferencia! (…y el complemento también)” los hombres tienden a “soltar”, mientras que las mujeres a “retener”. Es por eso que a ellos, en su mayoría, no les resulte para nada complicado tener que romper con sus parejas. En cambio, a un gran porcentaje de mujeres les provoca terror la idea de terminar una relación. Sordo, utilizando un ejemplo tan real como imposible de evitar, como es el de la temida celulitis femenina, asiente que “la mujer está diseñada para retener líquido en mayor proporción que los hombres. También con el “retener” se distinguen conductas propias de la vida cotidiana como guardar alimentos pensando que los podremos volver a utilizar, no tirar los papeles de la cartera o traerla siempre llena de cosas “por si acaso”, etc.

En el hombre, en cambio, "es natural la liberación y la capacidad de desprenderse y soltar los procesos; de hecho, un hombre no puede generar vida si sus espermas no salen de él, y una mujer no puede generar vida si no tiene la capacidad de retener a un bebé dentro de sí misma”. Además, “los hombres producen millones de espermas que se renuevan constantemente mientras que las mujeres producen unos cientos óvulos durante toda su vida. Por lo tanto los óvulos son caros, la esperma es barata y en consecuencia los hombres tienen el impulso de desparramar y la mujer de cuidar. Esto explica por qué el hombre tiene la “pulsión” a relaciones cortas cuyo “centro de gravedad” es el sexo (“hit and run” dicen los estadounidenses) mientras que las mujeres se preocupan (y ocupan) más en buscar una relación estable basada en el cariño, el apoyo, etc.” agregó Rosler.

Es por esa razón que la intolerancia se ha vuelto una característica casi innata en el sexo masculino hasta el punto tal, que el más mínimo detalle concerniente a tareas domésticas puede provocar una tercera guerra mundial. En cambio, las mujeres nos caracterizamos por la paciencia, la comprensión y el silencio. Tenemos todo el tiempo del mundo para esperar un cambio en el otro, cegándonos a una realidad irremediable que nos causa impotencia por no poder ser autoras de ese cambio, pero queremos creer que “con amor todo es suficiente”. No existe frase más acertada en relación al amor que aquella que dice “amar es darle al otro la oportunidad de destruirte creyendo que no lo hará”.

Para enriquecer la búsqueda de una definición más clara del amor, el escritor, periodista y psicólogo Luis Buero dice que “el amor es algo así como un autoengaño, que se ve que no es eterno. Uno tarde o temprano descubre que el otro no era el Otro, sino un “otrito”, y que hay otros “otros” posibles que pueden satisfacer mejor nuestro agujero espiritual. Ese es un nuevo engaño, pero funciona, y vamos de pareja en pareja soñando encontrar lo inhallable, aunque algunas funcionan mejor que otras. Pero el objeto primordial, la nave madre, el padre simbólico, están perdidos para siempre”. Pero no todos ven al “otro” como alguien incapaz de satisfacer en uno sus pretensiones personales, hay casos (y los hay), en los que todavía se cree en el amor para toda la vida. Hay quienes piensen que “amores eran los de antes”, o que "sólo le sucedió a nuestros abuelos", pero es cierto que hoy en día, hay quienes apuestan a una consolidación afectiva en pos de una vida juntos. De lo contrario no habría casamientos o uniones civiles, aunque la cifra de parejas consolidadas legalmente es proporcional a la de parejas divorciadas. Actualmente, miles de mujeres de treinta años o más están solteras porque no encuentran un hombre con serias pretensiones. Pero también es cierto que un gran porcentaje de hombres y mujeres han decidido emprender el camino de la soledad o las relaciones ocasionales carentes compromiso ¿por qué? Buero, considera que "los hombres son “especiales” a la hora de comprometerse" y agrega “siempre le tuvieron miedo al casamiento, por todo lo que implica -más allá de la obligación de fidelidad-. Pero los hombres de mi generación y las anteriores estábamos obligados a crecer y ser hombres. Una vez cumplido el servicio militar a los 21 años, había que tener novia, casarse, tener hijos, etc. Todas esas bodas, de los últimos 30 años, sucumbieron 20 años después. Las anteriores no porque en la época de mis abuelos el divorcio no existía ni como posibilidad. Hoy no hay servicio militar ni mandatos, la adolescencia es eterna y a ningún tipo le preocupa ser un “loser” toda su vida. Salvo cuando empieza a envejecer y siente miedo de morirse solo. El miedo al compromiso es el temor a la pérdida de la identidad”.

Por último, otra realidad que influye inconscientemente en las mentes humanas y que en épocas de antaño no sucumbían ni atormentaban a las mujeres y a los hombres tan ferozmente como hoy, es el mundo de la publicidad en los medios de comunicación de masas y su difusión (en su gran mayoría) de anti-valores referidos al compromiso, a una relación estable, al matrimonio y a la institución de la familia. Los valores que se propagan, son las relaciones ocasionales, o los más conocidos “touch and go”, la exposición de “bombas sexuales”, que definen a manera de imposición un modelo de mujer a seguir, el sexo sin compromiso, y un mensaje explícito: “disfrutá cada día como si fuera el último. No te enganches. No te pongas de novio/a y no te cases”. Ejemplos de esto, se hallan en las frases que más resonaron en los últimos meses como “cortá con lo dulce”, “basta de ositos”, “terminá con tu ex”, “NO a la amistad entre el hombre y la mujer”, etc. Por lo tanto, ¿Qué hubiese sucedido si en la época de nuestros abuelos o padres la publicidad les hubiera ordenado qué hacer con sus vidas? Seguramente nosotros/as no estaríamos aquí.

Por otro lado, algunas Teorías de la Comunicación advirtieron en su momento, que la persuasión de los medios es altamente efectiva en aquellos individuos con un nivel educativo y social bajo, a diferencia de aquellos con altos niveles económicos y de educación, pero actualmente, son los más acomodados los que, dueños de los monopolios de los medios, y en especial, de las agencias de publicidad, imponen mensajes destructivos en la esfera emocional. Entonces, no hay un desamor voluntario, sino un desamor determinado por el contexto socio-cultural y económico, al que responden los hombres y mujeres actuales. Paralelamente el factor económico y sus derivados, como la falta de trabajo de uno de los dos convivientes, lo que, en muchos casos, impide o limita el acceso a una vivienda en común, o la concreción del tan anhelado proyecto de “vivir juntos”, dificulta, pero no por eso impide, una relación estable. Y por último, la tan criticada pero en fin, necesaria globalización, puso en jaque a las relaciones a largo plazo. Con la llegada de internet, las parejas se vieron al descubierto y su fidelidad, que en otras épocas hubiese sido inquebrantable, hoy, está en cuerda floja. Miles de parejas encuentran un “Plan B” en las redes sociales, y una escapatoria a sus situaciones maritales. Un estudio reveló que Facebook provocó la ruptura de más de miles de parejas en el 2010. Una cifra que atormenta pero no asombra. Por ese motivo, es necesario ser persistentes y resistentes en nuestros sentimientos y no dejar ablandarnos por nuestro entorno más cercano, ni por la publicidad, ni por las presiones, y ni por las opiniones de los demás. El amor existe, de eso no hay duda, y si creemos en eso, podemos lograr que dure para toda la vida.



Periodista: Aylin Pappano

Gracias a Luis Buero, al Dr. Roberto Rosler y a la periodista Clarisa Ercolano por su aporte.





miércoles, 17 de agosto de 2011

La Crisis del Hombre en la Sociedad Actual

 Muchas veces, creemos hacer lo correcto y nos equivocamos. Cometemos el error de creernos eternos, imbatibles y únicos, también perfectos. En ese camino hacia la plenitud "utópica" de nuestro Ser, dejamos de lado a las personas que más nos fortalecieron en nuestros peores momentos...a aquellas que nos tendieron su mano, nos brindaron su consejo y nos sostuvieron siempre. Porque... "esas" personas son las que valen en serio. Su valor, no está determinado por la cantidad de dinero gastado en cafés, o en cenas, sino en la cantidad de horas que nos entregaron de su más preciado tiempo, para "completarnos" en un momento único en nuestras vidas. Tal vez triste, tal vez felíz...
Una entrega de alma, mente y cuerpo. Una entrega total que debe ser gratificada, respetada y reconocida. Porque, los seres humanos somos esencia, (antes que todo), cuando nos entregamos, lo hacemos con nuestra más sincera predisposición y voluntad. Están aquellos que no valoran ese acto de intercambio y nos arrojan como si fuésemos de papel...Como bien diría María Cristina Roth (una Profesora de Filosofía de la Patagonia, a la cual entrevistamos el día de hoy), nuestra sociedad actual se caracteriza por la pérdida de un "nosotros", caracterizada por individuos, inmersos en sí mismos y carentes de facultades para vivir en comunidad. Cada uno preocupado por su propio bienestar, sus propias satisfacciones, sus propios logros, triunfos, metas...dejando de lado al Otro, que nos acompaña, que nos guía, nos apoya, contiene y sostiene. Esa falta de solidaridad para comprender al otro se traslada a la esfera sentimental, afectiva, por ende, a las relaciones de pareja. Sostengo que todo está relacionado con todo. Las sociedades capitalistas imponen de manera coactiva un modelo de hombre "light", carente de sentimientos, sólo formado por cables y memorias, y chips, que se conectan entre sí, con varias funciones, algunas de ellas: delete, block y accept. Eso ocurre con las personas en la actualidad. Las aceptamos, las usamos y las bloqueamos y borramos cuando nos cansaron. Cuando ya satisfacieron nuestras ganas de divertirnos un tiempo, cuando ya nos escucharon lo suficiente, cuando ya nos aconsejaron en exceso, sobre todo cuando ya nos amaron demasiado.
Sinceramente, estamos en decadencia. Nuestra sociedad está en decadencia. El hombre responde a un sistema sin alma. Sin corazón. Sin amor. Cuál es la cura a esta enfermedad que poco a poco, está matando los pocos valores que nos quedan como seres humanos. La Humanidad está perdida? Pienso, que todavía no. Todavía, hay seres iluminados que sienten, aman y creen que no todo está acabado. Pero cómo una minoría de éstos podrá contra la mayoría de aquellos? Es una lucha silenciosa. Un camino aterrador, y exhaustivo. Habrá que caminar mucho, y muchos perecerán en el intento. Pero, siempre será necesario el sacrificio de uno o varios para salvar al resto. Quizás suene con un tono "apocalíptico", pero tomemos conciencia. El cambio comienza por uno.

sábado, 21 de mayo de 2011

Requisitos para trabajar en la Televisión Argentina: Siliconas, bótox, y nada de cerebro.


Hoy en día, la televisión como el medio voráz por excelencia, ha ido constituyendo una serie de parámetros sociales para orientarnos en nuestro transitar cotidiano por esta vida terrenal. Me refiero, puntualmente, al periodismo de espectáculos en la Argentina. Sin lugar a dudas, es el menos "informativo" de todos y (de más está decir) más bizarro y despreocupado (a la hora de chequear con las fuentes) en relación a los diarios de otros países. Digamos que, actualmente, son pocas, (y no por eso menos importantes), las verdaderas figuras del espectáculo argentino a quienes no se las ve en ninguna entrevista en televisión o nota en ningún periódico (ya sea gráfico u on line), ya que, lo que VENDE hoy, no es una Nelly Omar, una China Zorrilla o Lady Lamaison, (a no ser que estén al borde de la muerte), sino, el aumento de siliconas en alguna modelito publicitaria devenida en vedette o actríz (sic).
Habitualmente, mi rutina respecto a la información es siempre igual. Me levanto temprano, y con el desayuno y la note encendida hago un clipping de todos los medios. Hoy, no trabajo en ninguno de manera remunerada (no sé hasta qué punto es malo), y por lo tanto, tengo la libertad de leer noticia por noticia detalladamente y apreciar la buena redacción o los horrores en el relato de las mismas.
Por ejemplo. Me canso, hasta hartarme, de ver los errores de los graphs en TN. Puede ser, que el redactor de los cables de último momento, esté tomando un café y por esas complejidades de la vida no pueda hacer dos cosas al mismo tiempo, como son, leer "detenidamente" y transcribir exáctamente lo que sucedió (o en su efecto recortar el texto, abreviarlo o sintetizarlo para reflejar mejor la noticia). Lo positivo, es que el editor se percata de su error recién cuando el graph ya está en la pantalla...lo cual nos da margen a nosotros como audiencia de emitir algún tipo de juicio de valor sobre la persona dueña del error. Y no es algo que ocurre esporádicamente...sino, varias "veses", perdón..."Beces"...quise decir, VECES, a la semana. Como consejo, me gustaría que cambien al editor responsable de los graphs, es un papelón que no se merece un canal de amplia trayectoria y reputación (sobre todo por el lío en el que está metida la dueña del multimedio (sic).
Otro aspecto de la televisión argentina que me resulta desagradable, decepcionante, asqueroso y deprimente, es ver a mujeres (cuyos inicios en el medio son de dudosa procedencia)exhuberantes, sí, bellas (tal vez. Con cirugía en el rostro y un par de lolas, cualquier caballo es una yegua infernal), y con poca "labia", y escasas de cerebro...ejem, quise decir, con poca preparación para estar delante de una cámara (aunque, hoy en día,¿se requiere un título? ¿los productores reclaman estudios?) estén al mando de la conducción de programas en horarios centrales del día/noche. Me molesta como Lic. en Comunicación (orientación "Periodística"), y me resulta una burla a los y las profesionales que dedicamos horas, días, meses y años de estudio a esta profesión que amamos, y no por ello, nos dejamos bajar los pantalones (o polleras), para estar en la pantalla. Ni hablemos de los participantes de Gran Hermano 2011, de los cuales, algunos (como Martín Pepa), improvisó, o intentó hacer de notero en el programa de CQC, quedando como un total irrespetuoso y desinformado delante de la Señora Mirtha Legrand (con quien trabajé y me merece el mayor de los respetos).
Por ejemplo, Amalia Granata (¿Cómo surgió? Diciendo o "vendiendo" que tuvo un encuentro sexual con Robbie Williams, información que jamás se comprobó), Jésica Cirio (¿Cómo surgio? Quien pueda suministrarme dicha información por favor comunicarse a la brevedad), Alejandra Maglietti ( ¿Cómo surgió? Por hacer de estúpida en una publicidad de Doritos), Verónica Lozano (es divina, me encanta, pero...es Psicóloga y ahora la mujer del Corcho Rodríguez), y una lista interminable de pseudo conductoras de programas al estilo "call tv", conducidos por ex participantes de Gran Hermano, etc...
En fin, me gustaría despacharme contra Tinelli, referente de la mediocridad argentina, creador de tarados e idiotas, amo y Señor de la prostitución en la televisión, enemigo de la inocencia, pureza y buenos valores, incitador a la destrucción de la institución "familia", también incitador a la promiscuidad, vulgaridad, homosexualidad, etc, etc, etc.
Díganme entonces, (y retomando el tema central de este blog), en dónde cabe la palabra Amor (compromiso, fidelidad, respecto, estabilidad emocional, compañerismo, etc) en la televisión?

viernes, 20 de mayo de 2011

Un minuto en la vida

Los estados de ánimo son determinantes y disparadores de pensamientos (a veces) un poco exagerados...Como por ejemplo. Me levanto temprano, me hago un café y me pongo a pensar sobre mi vida. Cuáles son mis priorirades en este momento? A quién debo rendirle culto y a quién no? Por qué me está sucediento ésto? Cuál será mi destino? Cuáles mis pasos a seguir? Triunfaré de lo que me gusta? A quién voy a amar en el futuro? Quién me va a amar a mi...?
Cuestionamientos, interrogantes sin respuestas aún. Incógnitas, acertijos, incertidumbre, angustia...todo pasa por el mismo lugar...el corazón y la mente.
Ante situaciones límites, la salida más rápida es: Desistir. Ante un fracaso, el resultado, es la frustración. Por qué es tan difícil cambiar el presente para que nuestro futuro sea mejor de lo que promete?
Será cierto que "cada uno es dueño de su propio destino"? Las situaciones cotidianas, muchas veces, se ponen difíciles. Tanto que hasta te preguntás por tu existencia misma. Cuál es tu función, tu rol, tu misión en este mundo? Por qué es tan difícil lograr que uno quiere? Le echamos la culpa al sistema, a los gobernantes, al "país", al Estado, a la situación económica, al otro...pero nunca nos preguntamos qué hacemos nosotros para lograr lo que queremos. Nos esforzamos lo suficiente? Hay decisión y fuerza en nuestros pensamientos? Hay deseo, entusiasmo, fe, pasión, proyección en nuestros sueños?
Personalmente, me encuentro en esos tiempos en los que, una vez más, me replanteo muchas cosas...mi presente y mi futuro. Miles de imágenes se presentan ante mí como fantasmas en la noche. Imágenes de cuando era chica, de mis padres juntos, de salidas en familia, de salidas con amigas, de excesos, de diversión, de tranquilidad...hoy, la familia presiona.
Abuelos dormidos en los años '40, creyendo que el mundo se viene abajo si no contás con una estabilidad económica, que quizás, tengan razón, ya que, a su generación no les fue para nada mal...pero hoy. Hoy es distinto. Las reglas del juego cambiaron. El juego es otro, y los jugadores también son otros.
Llegué a la conclusión de que talento + esfuerzo = no siempre da como resultado ÉXITO. Ni mucho menos, estudio + esfuerzo = buen trabajo remunerado. Entonces, si ninguna de esas fórmulas funciona... de quién es la culpa? Mía? O de ellos?

sábado, 2 de abril de 2011

¿Existen límites en el amor? ¿Cuándo amamos "poco" y cuándo "demasiado"?


En la Universidad me enseñaron que los periodistas no deben involucrarse en primera persona en las notas (ya sean de opinión o acerca de algún acontecimiento o persona/je), o simplemente, algún ensayo periodístico o en cualquiera de sus trabajos gráficos, ya que los que se dedican a "reflejar la realidad", deben hacerlo con la mayor objetividad posible. Pero en cuestiones como éstas, y al decir "éstas", me refiero a cuestiones relacionadas con temas "del corazón", como hubiesen dicho algún tiempo atrás las "revistas del corazón", es imposible no inmiscuirse hasta el punto de participar hasta protagonizar la propia nota periodística. Por lo menos, es mi caso. Adoro participar de ellas, y protagonizarlas también, ya que, gran parte de lo que escribo está coherentemente relacionado con alguna historia vivida, o algún hecho que me tocó de cerca. En este caso, convoqué a todas las musas que me inspiran para intentar de dilucidar un, (denominado por mí), Paradigma Sentimental y/o Emocional, en el cual, el AMOR, está en primer plano, y lo que se discute, sería, (en términos cuantitativos), la "cantidad" de amor necesaria para que una pareja funcione, y no llegar a la situación de tener que escuchar del otro u otra, algo así como "no estáras exagerando?", "no podés ser tan extremista", "¡estás obsesionada con el amor!" o "me asusta que me ames". Cuestiones como éstas, me llevan a pensar que "algo" está fallando, y que...(por lo que mi experiencia y entorno indican) NO SOMOS NOSOTRAS, aunque hoy una amiga cercana me ha comentado su situación y la decisión de cortar ella la relación por sentirse literalmente "casada" con su novio. Pero las excepciones son mínimas. De todas maneras para no dejarlos, una vez más, como los "malos" de la película, a manera de ejemplificación, proseguiré a mencionar ciertas actitudes, comportamientos o palabras, que le molesta al sexo opuesto al punto de acusarnos de "pesadas", "hincha hue...", "atocigadoras", etc.
Las mujeres nos caracterizamos por ser (en un gran porcentaje), mimosas, "besuqueiras", dulces, románticas, nos gusta caminar de la mano, que nos abracen, que sean caballeros, que nos besen en público, nos demuestren su amor, nos digan que nos aman todo el tiempo y sobre todo...nos encanta "depender" de ellos. Pero ¿Por qué? Porque al elegir al privilegiado que será nuestra pareja,(ya sea en forma de novio, marido, o algo liberal),no sólo elegimos a alguien a quien besar y querer, y que nos quiera, sino también buscamos un compañero: que nos escuche todo el tiempo, que esté disponible full time para nosotras, que soporte nuestro mal humor, y que nos tenga paciencia, y mucha! Pero también a veces, ese "compañero", se transforma en "mejor amigo", y aquí se va transformando en un ligero problema...dependemos de él para todo y en todo momento. Se volvió indispensable y no nos damos cuenta que lo "ahogamos", pero nuestra intención nunca va a ser mala, porque lo "amamos". Entonces, ellos reconocen estas actitudes nuestras de "atocigamiento", no como una sincera y profunda muestra de afecto sino como una persecución policial en todo lugar. Ésto lo interpretan como una "exageración" de lo que sentimos o "sobreactuación", y no como verdaderamente debería interpretarse: Una auténtica muestra de amor.
Nadie "ama demasiado". Se ama o no se ama. En el amor no hay puntos intermedios. Tampoco se "ama poco". En este último caso, lo que puede llegar a existir es una ausencia de demostración de afecto, frialdad, o carencia de lenguaje para expresar lo que uno siente... tipos como éstos abundan. Pero, a pesar de todo, no significa que el amor sea "poco", sino que no dimos con la persona que ansiabamos. Aquella que nos mime todo el tiempo, y nos demuestre con hechos que nos ama. En casos como éste, somos nosotras las que debemos sobrellevar la situación y tratar de equilibrar casi "matemáticamente", las cantidades de amor que una da al otro. Es decir, no dar más que nuestra pareja. ¿Por qué? Porque terminamos sufriendo. Por experiencia propia, descubrí que "ceder" más que el otro, no es nada positivo. Al contrario, es un desgaste de energía tal que terminamos haciendolo partícipe de toda nuestra vida, en todo sentido, y nos convertimos en una "parte" de él, o al revés, lo convertimos en parte nuestra, y nunca podremos despegar...hasta que él se despierte y nos mande a volar.

¿Existen límites en el amor? ¿Cuándo se ama "demasiado" y cuándo "poco"?

jueves, 10 de marzo de 2011

Declaraciones de amor en las redes sociales ¿ficción o realidad?


Chatear, actualizar estados, o postear un estado de ánimo, una acción o un hecho, se ha convertido en la gran neurosis de adolescentes, jóvenes y adultos en los últimos cinco años. En un principio, creíamos que el simple mensajito de texto bastaba para comunicarnos con otra persona, pero la llegada de Facebook, Twitter, My Space (que actualmente fue reemplazado por WordPress),nos volvieron (literalmente) esclavos de las nuevas innovaciones cibernéticas. Ahora bien, según antiguas Teorías de la Comunicación, ¿habrían sido consideradas como verdaderas herramientas para comunicar? Si acudimos a éstas para hablar con otra persona, diríamos que sí. Pero, ¿hablar es lo mismo que “comunicar”? Obviamente que no. De todas formas tampoco estaríamos hablando (excepto en el caso de Skype), sino “escribiendo”. Por eso, habría que distinguir entre una acción tradicional y simple de escribir y recibir lo escrito, a comunicar un mensaje a través de la oralidad (física).
Lamentablemente, esto se traslada a la esfera emocional. Miles y miles de parejas hoy en día, han terminado sus “uniones amorosas” con un simple “delete” o “block”. ¿Triste no? Pero es una realidad que aqueja a muchos. Pero por otro lado, hay muchos/as que han iniciado el camino de la relación estable a través de un “accept” o “admitir”. Pero, cuáles son los pro y los contra de esto…
Si por un momento hacemos una mirada retrospectiva y analizamos la manera de comunicarse de las parejas en tiempos remotos, llegamos a la conclusión, por un lado, que la irrupción de las Redes Sociales en lugar de aportar a la relación, la perjudicó hasta entorpecerla y obstaculizarla. Pero también, ayudó a miles de solteras/os a conocer a otras/os hasta entablar nuevas relaciones amorosas.
Antes, sólo bastaba un “rinng” y las voces fluían en el teléfono. Se oían risas, suspiros, respiros, variaciones de la voz…hasta percibir estados de ánimo. Hoy, a través de la pantalla de nuestra notebook, PC o celular, no percibimos nada. Palabras escritas sin ningún tipo de connotación emocional. La mentira disfrazada de verdad es moneda corriente. Aparentar lo que no somos, dar una imagen desacertada con respecto a quienes o qué somos en verdad es algo cotidiano. ¿Por qué hacemos eso? Quizás para lograr la aceptación inmediata del otro y no quedar excluidos del mundo virtual. Para “permanecer” y no quedar afuera.
De todas maneras hay que reconocer que existen casos excepcionales de encuentros entre personas de distintas culturas que han terminado en ensambles triunfales, pero no es la mayoría.
Las mujeres y hombres que acuden a FB (por ejemplo), piensa encontrar al “amor de su vida” allí. Puede que suceda, pero, hasta qué punto se estaría contemplando enteramente al “otro”, hasta qué punto lo conoceríamos plenamente, cómo percibiríamos al “otro”, si no dejamos lugar, espacio ni tiempo al encuentro verdadero, al intercambio de voces, de sonidos, de emociones, de miradas, actitudes, y todo tipo de expresiones corporales que comunican (en muchos casos, hasta más que las palabras). Tal vez, la inmediatez que aqueja a las sociedades contemporáneas exige este tipo de “velocidad” en las relaciones y como bien diría Luli Salazar “ir en quinta y no en segunda”. Quizás nos quieran hacer creer que todas las mujeres somos así y sufrimos la neurosis del “ahora o nunca”. Pero no. Como diría la letra de una canción “no estamos locas, sabemos lo que queremos”.

martes, 1 de marzo de 2011

Cuando un ex no tolera ser un ex.


Terminar un noviazgo o un matrimonio de muchos años puede causarnos un dolor de cabeza (sin detallar la interminable lista de síntomas que nuestro cuerpo experimenta a raíz de una ruptura amorosa: Falta de apetito, de sueño, depresión, mal desempeño en el ámbito laboral, y/o académico, aislamiento social, apatía, etc. Son algunas de las características de un/a soltero/a reciente).
Pero qué sucede cuando, transcurrido el período "normal" del "duelo amoroso", ese ex tan amado por nosotros en algún momento de nuestras vidas, no logra superarnos, e insiste en acercarse y acecharnos silenciosamente...
La situación se torna algo complicada y difícil de resolver. Obviamente, no queremos retomar diálogo con aquél sujeto con el cual, en un pasado no tan lejano, creíamos que era la mujer/hombre de nuestras vidas y que no nos separaríamos jamás de él/ella. Pero, "algo" o "alguien", nos metió en la cabeza una chispa duda sobre nuestros sentimientos y decidimos que "no era el momento" de seguir el camino del compromiso.
No todos superan un ex. Depende de cuán importante fue para la vida de uno. No tanto el tiempo de noviazgo, ya que, una persona con la que "salimos" o frecuentamos un par de meses puede llegar a marcarnos de por vida, mucho más que aquél primer novio que tuvimos alguna vez...
Entonces, ¿cuándo se supera realmente a un ex? Nunca. Lo que sí sucede, es que seguimos adelante, conocemos a otros hombres, nos enamoramos (de nuevo) y volvemos a confiar... ¡Rogamos a Dios no volver a sufrir! Pero las probabilidades de que así sea...son mínimas. Algunos estudios han coincidido en que luego de un primer fracaso amoroso, las posibilidades de fracasar una segunda vez son más altas que si nunca hubiera exisitido tal "primer fracaso". Pero, como en todo, las generalidades no impiden la existencia de la excepción. Es por eso, que las esperanzas de encontrar al "amor de tu vida", nunca se pierden. Nunca.
Con respecto a la superación de una ruptura, un ex puede adoptar la forma de un ser totalmente "atormentado", por el sólo hecho de haber "perdido" una batalla que creía suya. No a todas las mujeres nos gusta perder, como también hay hombres que tampoco les gusta ser derrotados y se empecinan, y torturan creyendo que ese "ex" (que ya se transformó en un ser maldito y endemoniado que nos acecha por las noches), va a retornar a nuestras vidas.
Al principio creemos que lo peor que nos pudo haber pasado es quedarnos solteras/os. ¿Qué dirán mis amigas? ¿Y mis padres? ¿Y todo nuestro árbol genealógico que lo conoció? ¿Estaba preparada/o para "noviar"? ¿Elegí bien? ¿Hubo "otra"/o? Miles y miles de preguntan rondan nuestras mentes "siniestras" sin ninguna respuesta...porque, siempre se van sin responder nuestras inquietudes. Nos dejan pensando, analizando la situación y desaparecen. Pero no del todo. Siempre nos enteramos de "algo", y ¿por qué? Hay quienes utilizan las grandiosas habilidades de internet (redes sociales, buscadores, etc), y se ponen en campaña para averiguar todo, TODO, de aquél sujeto, (como si eso fuera a solucionar algo). Ese comportamiento, totalmente enfermizo y sin sentido alguno, provoca en ese ex, estrés, más depresión, más llanto, y más aislamiento, limitando el contacto con otros seres mucho más hermosos y sanos y buenos que aquél otro (u aquella otra). Pero, por suerte, ese estado "catatónico" dura poco. Transcurrido el año y medio, se dice, que sólo quedan algunos recuerdos (los buenos) en la memoria de uno, acordandonos de ese ex como "algo lindo" que nos sucedió...y nada más.

martes, 15 de febrero de 2011

Cuando mires la Luna, piensa en mi


Con su presencia inmóvil ante mi, me cuida en mis noches de desvelo...aquellas interminables horas nocturnas cubiertas de nostalgia y anhelo, esperanza, tristeza, emoción y ansiedad... Su paisaje misterioso recubre mi alma y me inspira a contemplarla solitaria...
Como luciérnagas ávidas de diversión, las estrellas la acompañan en el insólito viaje por las noches de los enamorados.
Dueña de una luz sutil y perpleja, limita nuestras miradas humanas pero ilumina la luz de nuestras mentes, en donde nuestros recuerdos más preciados vuelven a vivir, latentes y terrenales.
Cuando la miro, te recuerdo en momentos en que no te tengo. Me recuerda cuando la contemplamos juntos, noches y noches disparatadas en las que huíamos hacia una diversión casi eterna. Noches en que éramos sólo vos y yo, y nadie más...
Cual bola de nieve, se refleja en el mar y lo hace su cómplice...se convierte, también, en la única amante fiel y comprensiva, y paciente que podemos aspirar tener... Sólo ella conoce nuestros declives emocionales. Ella conoce a quién amamos y dejamos de amar...pero esta noche adopta tu forma. Se transforma en un amor puro, sublime, universal y duradero. Se convierte en vos. Por eso, al mirarla te miro, y te tengo conmigo, sintiendo tu calor, tus besos cálidos y tu respiración...
Ella me recuerda a vos. Y a mí.


Para Marco

martes, 1 de febrero de 2011

Una campaña para eliminar a los ex de todas las redes sociales.


A pocos días del anuncio de un informe que aseguraba que Facebook había sido el motivo por el cual 28 millones de parejas pidieron los papeles de divorcio, una página de Internet propone la campaña: “Terminá con tu ex”.

¿En qué consiste? Con el objetivo de evitar las crecientes cifras de separaciones, los jóvenes proponen eliminar a los ex de todas las redes sociales el próximo 13 de febrero, un día antes que el día de los enamorados.

Además, la campaña insta a los interesados a borrar las conversaciones de chats –así como también a los usuarios-, eliminar los contactos telefónicos o de correo electrónico, desetiquetar las fotos y borrar las canciones y listas de temas que los rememoren.

Fuente: Minutouno.com

El 73% de los segundos matrimonios vuelve a separarse


En una encuesta realizada por el Centro de Microdatos del Departamento de Economía de la Universidad de Chile determinó que el 73% de las personas tienen este problema.La coordinadora del estudio, Sandra Quijada, explicó que tanto en Chile como en otros países como Estados Unidos, las probabilidades que una persona que ya se separó de su primera pareja siga con la segunda son muy bajas. ¿Por qué? Los psicólogos hacen alusión a una menor tolerancia, una mayor complejidad para crear una unión después de una experiencia familiar previa y la tendencia a emparejarse rápidamente sólo para no estar solos.Pero también hay otro aspecto que, supuestamente, determinaría el éxito del matrimonio y sería la "información" la que lo haría. En Estados Unidos la mitad de las parejas terminan separadas y el 67% de los que tratan de hacerlo nuevamente también (y de los que tratan una tercera el 74%).Aquí es donde entra la teoría de la información. En un famoso libro que presentó Gary Becker , llamado "Tratado de Familia", se explica que una de las cosas más importantes que llevan a la separación es la información "no esperada" que se obtiene después de haberse casado. "Si tu primer matrimonio duró tres o cinco años, nada garantiza que la segunda vez sea para siempre", le explicó a La Tercera Sandra Quijada. Por otra parte, Becker también asegura que la cantidad de hijos y la edad que tengan será un valor importante que influirá también a la hora de tomar la decisión de separarse: a mayor cantidad de hijos y a menor edad de los niños (menores de seis años), más baja es la probabilidad de separarse.

domingo, 16 de enero de 2011

"Sólo la mitad volvería a elegir a su actual pareja tal cual es" Fuente: Clarín


Clarín encargó una encuesta con esta pregunta: “Si tuviera la oportunidad de volver a empezar, ¿elegiría nuevamente a su pareja?”. El 53% contestó que la volvería a elegir “tal cual es”. El 34% dijo que le haría “algunos cambios”. Y el 11% respondió que no repetiría el “error” de reelegirla. Así, entre los que mandarían el amor a boxes y los arrepentidos, casi la mitad mostró algún grado de disconformidad con su actual compañero . Pero... “ Ay amor divino –dice la letra de otra canción– me falta todo en la vida si no estás ”.
En el sondeo realizado por D’Alessio Irol entre 785 personas de todo el país, las mujeres se muestran más inclinadas que los hombres a la reelección de su “otra mitad” (57% contra 50%). La juventud lleva también a tener una visión más idealizada del compañero (67% contestó que volvería a dar el sí sin cambios, contra 50% de los mayores de 55 años).
“¿Qué modificaría de su pareja?”, preguntó el sondeo. La mayoría apuntó a los cambios repentinos de humor, la manera imperativa de pedir las cosas y los reproches. “No me valora”, “es poco comunicativo”, “no es romántico”, fueron algunas respuestas. (ver infografía).
En tiempos en que la elección de la pareja se volvió más libre que nunca –los hombres pueden buscar hombres, las mujeres hacer pareja con mujeres, la diferencia de edad se relativizó y hay permisos sociales para convivir sin casarse, de probar y volver a probar–, todavía hay muchos que siguen apostando a la vida juntos.
Bien o mal, pero contigo, parece ser la consigna .
Según la encuesta, entre los aspectos más valorados de la pareja figuran el diálogo fluido, los objetivos en común y la comprensión en los momentos difíciles. La única diferencia entre hombres y mujeres es que ellos le dan gran valor a la creatividad a la hora del sexo (42% de ellos eligieron esta opción, contra el 26% de ellas).
Ocho de cada diez encuestados reconocen que su pareja no resultó ser como imaginaban “pero eso no fue un inconveniente para que la relación se afianzara”.
Tres expertos consultados por Clarín “desmenuzaron” los datos de la encuesta. Ricardo Rubinstein, psiquiatra y miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina, opinó que la gente que reelegiría a su compañero sin cambios desidealizó a su pareja y la ubica lejos del mito del amor platónico. La sexóloga Adriana Arias sostuvo que los resultados del sondeo desnudan el “miedo a romper estructuras”. Y Graciela Faiman, especialista en Pareja y Familia, se mostró sorprendida por la “gran cantidad” de personas que dijeron que volverían a elegir a su pareja “tal cual es” (ver aparte).
En su libro “Por qué dura el amor”, la escritora y periodista Raquel San Martín aporta algunas claves sobre los amores que le ganan al tiempo: “No son idealizados ni perfectos. Cada uno identifica qué le gusta del otro, lo que quisiera cambiarle y lo que aprendió que no puede modificar. Se quejan, se enojan, se pelean, pero el otro les preocupa. Tiene algo valioso que no tiene uno mismo, y eso es admirable y tranquilizador”.
“No son uniformes a lo largo del tiempo. Se hacen más fuertes, pasan períodos de debilidad, hay terceros que intervienen en algún momento. Hay crisis, episodios que se pueden recordar y de los que se puede hablar”.
“Están sostenidos en un proyecto común. A veces uno tira más y otro menos, pero el tema es tirar los dos para el mismo lado”.
“Tienen algo inexplicable. Por debajo de estas historias corre un hilo de atracción –a veces inicial, a veces hecho en el tiempo– que se mantiene y es evidente”.
“Tienen una parte racional. Saben muy bien cómo han pasado las crisis, detectan lo que las provocan, se conocen y se anticipan, piensan en el futuro juntos como estrategia”.
Parece difícil. Y sin embargo muchos lo logran. El 75% afirma que ya conoció al amor de su vida. La clave para gozarlo y no sufrirlo “es dejar de perseguir el amor perfecto, porque no existe. Y si se lo encuentra, no dura”, aconsejan expertos en almas ajenas. ¿Pero quién se anima a perderse el placer de buscarlo?.


jueves, 13 de enero de 2011

¿Por qué las vacaciones separan?




Mar, arena...playas paradisíacas, mujeres semi desnudas exhibiendo sus cuerpos. Noche de verano, alcohol, excesos, ausencia de límites: "vale todo". Escenario ideal para que cualquier hombre que intente huir de la rutina del trabajo y por qué no de la rutina que conlleva estar en pareja, lleve a cabo su siniestro plan "la traición".

El tema se plantea así:
Diciembre se aproxima, y no hay lugar en la mente masculina para planear una cena con su novia, o una reunión familiar...el objetivo: Armar las valijas y junto a sus más fieles amigos, retirarse a la costa argentina, o a las cálidas aguas de Brasil o al Caribe o simplemente, cargarse una mochila y recorrer el país de norte a sur.
No existe sensación más reconfortante luego de un exhaustivo año laboral, que la de sentir el aire fresco del mar mientras caminamos por la costa, o levantarnos bien temprano para salir a correr y disfrutar de un amanecer en compañía de las olas y animales marinos...todo muy lindo no? Pero por qué disfrutar de ese maravilloso paisaje solo y no con quien tenemos al lado?
"El verano pasado me fui con vos, este año me toca con los chicos", "disfrutá con las chicas, yo veraneo con unos amigos", "necesito tiempo para pensar, que cada uno vacacione solo y a la vuelta vemos cómo seguimos", "quiero estar solo". Estas frases (y muchas otras) seguramente las hemos oído en reiteradas oportunidades, y no nos tienen por qué sorprender.
La ventana hacia el exterior que muestran los medios masivos de comunicación, (un mundo exterior ficticio, ya que, no es la realidad), conduce a la opinión pública a percibir de otra manera el concepto de "pareja", "compromiso", "fidelidad", "confianza"; confundiendo amor con "calentura", y "placer" por "sexo", provocando dolores insuperables y rupturas irremediables. Teniendo en cuenta, por otro lado, que estamos inmersos en una sociedad cuyo propósito principal es el de disfrutar el momento. El "hoy", sin pensar en "mañana". Ocasionando que las relaciones amorosas devengan en un "yo te quiero hoy, mañana veremos".
La falta de compromiso y tolerancia que caracteriza a las parejas, es consecuencia del estado de carencia de valores existente actualmente.
Este breve contexto social al que hice mención, sirve de sostén de mi teoría de que el número de rupturas se incrementa con la llegada del período estival.
¿Por qué? Porque en el caso de los hombres, la gran mayoría de ellos necesita un tiempo para compartir con sus amigos, y seguir haciendo lo que nunca dejaron de hacer...jugar a la pelota, a la Play Station 1, 2, y 3, a la Wii, emborracharse, fumar, piropear, levantarse minas, encararlas y...llevarlas a la cama. Todas aquellas actividades que, en compañía de una novia "oficial" no pueden llevarse a cabo...
Es innato en el hombre el deseo de procrear. Es una ardua tarea la de nosotras, mujeres, de intentar "atar" a nuestros hombres para evitar una catástrofe de testosterona, pero a veces, se nos hace imposible controlar. Miles de especialistas y diversos estudios dedicados a la investigación del cerebro y actitudes del hombre lo han comprobado. Mi teoría, no sería nada más que un grano de arena más, a la tonelada de granos que existen al respecto.
Un hombre que no busca compromiso, elige vacacionar con sus amigos en lugar de hacerlo con su novia...
¿Está bien que mi novio se vaya con sus amigos de vacaciones? NO. No está bien, porque si quiere "fiesta", no se hubiera puesto de novio y hubiera continuado soltero. El noviazgo no es "castración", pero tampoco "boludeo". Será que mi concepción del mismo es antiguo, pasado de moda, o cursi, pero una unión de dos personas que se aman, implica mucho más que buena química en la cama y "pasarla bien". Implica disfrutar del tiempo que tenemos para disfrutarlo con ella, conocerse más, descubrir al otro y descubrirse uno.
Las vacaciones podrían ser una buena oportunidad para comenzar de nuevo...

lunes, 3 de enero de 2011

Historias de Amor en Hollywood

Spencer Tracy y Katharine Hepburn





Él estaba casado, desde 1923, con Louise Treadwell-, pero algo les dijo que estaban hechos el uno para el otro y se lanzaron a la aventura de amarse con trabas. Todo comenzó cuando Katharine Hepburn, ya una estrella de gran carácter, exigió a la Metro a Spencer Tracy como pareja para rodar La mujer del año. Cuando ella le vio, frente a frente, en el estudio, no pudo menos que exclamar: “Me parece señor Tracy que usted es demasiado bajito para mí”. Spencer, sin apenas pestañear, le respondió ágil: “No se preocupe. La rebajaré hasta dejarla a mi altura”. Esta anécdota define 29 años de profundo amor y respeto. Las diez películas que rodaron juntos no fue más que un duelo, como escribe Terenci Moix, por ofrecerse planos, por regalarse protagonismo. Cuando Katharine Hepburn recogió el Oscar por su papel en Adivina quién viene esta noche, dijo emocionada: “Siento como si se lo hubiera robado a Spencer”. Él murió, tres semanas después de que culminara el rodaje de esta película, y ella aún hoy sigue guardándole en su memoria.


Clark Gable y Carole Lombard




La pareja se convirtió en todo un mito, superando incluso su condición de estrellas de la gran pantalla. Tras haber saltado al mundo del cine a mediados de los años veinte, Gable reinaba en Hollywood y su presencia ayudaba a la consolidación de la Edad de Oro del celuloide: galán masculino, viril, irresistible, irónico y socarrón, lo que en otros hubiese sido un defecto (tenía unas orejas demasiado prominentes), en él se convertía en virtud admirada por el público femenino, que caía rendido a sus pies. Clark Gable y Carole Lombard se conocieron en la única película que la pareja rodó junta, No man of her own en 1932 pero su romance comenzó años más tarde.


Humphrey Bogart y Lauren Bacall




Humphrey Bogart era el implacable detective Sam Spade en El Halcón maltés; el Rick de ensueño en Casablanca; Bogart era el hombre que cuando te decía “no” era un no único, decisivo. Menos con ella. Lauren Bacall le conquistó cuando apenas tenía 20 años. Todo surgió durante el rodaje de la película, basada en la novela de Hemingway, Tener y no tener. Ella llegó, como bellísima debutante, dispuesta a comerse el mundo. Él, con ese aire de estar de vuelta de todo, sintió por dentro que aquella vitalidad, mezclada con una elegancia única, le hacían revivir sentimientos ocultos. Los espectadores, y críticos, de este primer trabajo en común pudieron darse cuenta de cómo una química llamada amor se hacía dueña de ambos. En el New York Times se escribió: “Como un ave de paso melancólico que entra descaradamente en la vida de Bogart, así llegó Lauren Bacall...”. Y lo hizo de tal manera, que permanecieron unidos desde 1945 hasta la muerte de él, el 14 de enero de 1957. Tres películas son la marca en celuloide de un amor real: Tener y no tener, El sueño eterno y Cayo Largo. A nosotros nos queda eso de la pareja. A Lauren Bacall, un gran amor ausente.

Ingrid Bergman y Roberto Rossellini




La bella Ingrid Bergman acudió una noche de primavera, corría el año 1948, a una pequeña sala de cine para ver, junto a su marido, Peter Lindstrom, una película recién estrenada: Roma, ciudad abierta, del director italiano Roberto Rossellini. Mientras duró la proyección, sintió muy dentro una emoción sin forma que se manifestaba con esquivas lágrimas que escapaban de sus ojos. Poco después, volvió a ver otra película de este cineasta, Paisà. Y ya el amor se hizo visible y tan grande, que la actriz de moda en Hollywood no pudo menos que escribirle: “Señor Rossellini: he visto sus dos filmes y me han gustado mucho. Si necesita una actriz sueca que hable inglés perfectamente, que no ha olvidado el alemán, a quien apenas se entiende en francés y que del italiano sólo sabe decir ti amo, estoy dispuesta a acudir para hacer una película con usted”. El resto, ya es historia. Vivieron un amor apasionado, alborotado, ajeno a las críticas. Sin embargo, lamentablemente, como los grandes dramas filmados por el genial director, hubo un momento
en el que apareció la palabra fin y se cerró el telón de su gran amor.

Paul Newman y Joanne Woodward





...Y en Hollywood se hizo el equilibrio. Ellos se llaman Paul Newman y Joanne Woodward. A él se le conocía, por aquellos años, como el doble de Brando y ella vivía mal que bien del teatro y de sus apariciones en algunas series de la televisión, hasta que ganó un Oscar, en 1957, por Las tres caras de Eva. Se encontraron en 1958 -en Broadway, sobre las tablas de un escenario-, el mismo año en el que Newman alcanzó la fama por su interpretación en la adaptación cinematográfica de la obra de Tenesse Williams, La gata sobre el tejado de zinc. Se enamoraron suavemente, sin grandes estridencias, a pequeños detalles que fueron formando un todo que cumple, en el 2001, 43 años. Paul Newman, probablemente uno de los hombres más deseados del planeta tierra desde hace décadas, quiso ofrecer a su mujer lo que más amaba: su cine. El actor se puso al otro lado de las cámaras y rodó películas tiernas, y tristes, que encerraban, en cierto sentido, todo aquello que llevaba dentro. Rachel, Rachel y El efecto de los rayos gamma en el hombre de las margaritas. Intimismo que se repitió casi veinte años después, pero esta vez de la mano de James Ivory, en El señor y la señora Bridge. Porque el amor, parecen querer decirlos, no entiende de los pasos del tiempo...


Liz Taylor y Richard Burton





Elizabeth Taylor y sus ojos de gata se fijaron, en dos ocasiones, en la mirada de un actor que jugaba a la vida de manera arriesgada: Richard Burton. En 1963 ambas estrellas, porque en el universo de Hollywood ya les habían otorgado este estatus celestial, se reunieron, bajo las órdenes del gran Mankiewicz, para emular las andanzas de una seductora nata, Cleopatra, y sus devaneos con Marco Antonio. El romance que surgió, durante el interminable rodaje, entre Liz Taylor y Richard Burton se dejó vislumbrar en aquellos fotogramas que no padecieron los golpes de la censura. Apareció Cleopatra susurrando a su amado “Sin ti, no es éste el mundo en el que quiero vivir”. Y estas palabras se multiplicaron, como en un espejo, en la vida real. Ambos fueron asiduos de cuanta fiesta se organizara y, en ocasiones, acababan montando escenas propias del vodevil. Tanto que Richard Burton le dijo a su amada: “Nos estamos pareciendo a Laurel y Hardy”. Ella, con ese divismo que iba alcanzando, le contestó: “¿Y qué tiene eso de malo?”. Sus broncas sonoras. Se divorciaron en 1974 para volver a casarse un año más tarde, para volver a romper... En 1991 cuando la actriz contraía matrimonio por octava vez con Larry Fortensky no pudo menos que recordar al que fue su doble amor: “Él es el mejor hombre que he conocido desde Richard Burton”.

Annette Bening y Warren Beatty




Cuentan las lenguas maliciosas -del Hollywood más patio de vecinas-, que Shirley McLaine, hermana del actor, en más de una ocasión pronunció una frase que define la reputación de su hermanito: “Debo de ser la única actriz de Hollywood que no he mantenido una relación con Warren Beatty”. A él se le conoció durante décadas como el soltero de oro de la Meca del Cine... hasta que se encontraron. Fue en 1992, durante el rodaje de Bugsy. Entre gánsters surgió el amor más imprevisible de los últimos años. Warren Beatty cedió su soltería ante el amor a Annette Bening. El actor, como bien sabía su hermana, había vivido unos años de turbulentas relaciones, como aquella tan reproducida en papel couché con Madonna. Y ella, Annette Bening, era conocida por sus papeles de mujer fatal, mujer divina, al estilo de Velmont. Ahora, nueve años más tarde de aquel encuentro, son padres de cuatro niños. Annete y Warren han relegado su papel de grandes seductores para, como explicó la actriz, “interpretar a Winnie the Pooh en el suelo del pasillo”.

Melanie Griffith y Antonio Banderas



Una historia de amor con todos los ingredientes de las mejores películas del género. Un actor español a la conquista de Hollywood, una actriz norteamericana de renombre y un filme con tintes de comedia clásica. Trueba les unió el rodaje de Two much, y ellos se encargaron de no volver a separarse. Cuenta un crítico de cine que Antonio entró en la roulotte de Melanie, que no tenía un buen día, para animar a la actriz. Ella debió quedarse prendada de los rasgos latinos que le han hecho tan popular entre sus seguidoras y se alegró tanto que interpretó su papel con verdadero talento. En mayo de 1996, Antonio y Melanie se casaron en Londres y, meses después, su amor tomó nombre de estrella. En septiembre de ese mismo año nació su hija Stella del Carmen. Su matrimonio es el resultado perfecto de la mezcla entre el temperamento andaluz y el carácter estadounidense, un diccionario hispano-inglés –Antonio aprendió el idioma para trabajar en Hollywood y su mujer se ha dejado conquistar por la lengua y costumbres españolas- en el que las palabras se entienden a la perfección. Su unión también se ha visto concretado en la gran pantalla con la película Crazy in Alabama (1999) en la que Banderas se puso detrás de la cámara para dirigir a Melanie.


Tim Robbins y Susan Sarandon





De la mano y luchando por lo que ellos creen justo. Esa es la imagen de una de las parejas con más magnetismo del celuloide. Extravagantes, rebeldes e independientes, han sabido mantener su vida privada lejos de los objetivos de los curiosos y, lo que es más difícil, que sus colaboraciones profesionales se hayan convertido en éxitos asegurados. Se conocieron en el rodaje de Los búfalos de Durham a finales de la década de los ochenta. De la mano de su pareja –nunca se han casado- Susan Sarandon consiguió un Oscar de la Academia de Hollywood por su religioso papel en Pena de Muerte. Y el tema de este filme es justamente uno de los puntos que más unen a la pareja: juntos han fundado una asociación contra la pena de muerte en Los Estados Unidos y luchan contra ella con todas las armas que les ofrece su profesión. Como curiosidad, cuando rodaban esta película, decidieron separarse y vivir en hoteles distintos para no verse todos los días a todas horas y “gastar” su relación. Una relación sólida que ha superado la diferencia de edad (ella es quince años mayor que él) y ha creado un tándem que funciona dentro y fuera de la gran pantalla.

Fuente: Revista Hola!

domingo, 2 de enero de 2011

Scusa...Ma Ti Voglio Sposare





La esperada segunda parte de Perdona si te llamo amor. La historia de amor continúa...
Alex y Niki están más enamorados que nunca, acaban de volver del faro de la isla de Blu, donde han vivido días inolvidables.

Niki se reencuentra con sus amigas, pero el grupo de las Olas deberá afrontar grandes cambios que pondrán a prueba su amistad. Alex retoma su vida de siempre, sus viejos amigos.

Ellos, Flavio, Enrico y Pietro, han pasado de ser maridos serenos y seguros a tener que afrontar muchas dificultades que han puesto en peligro sus matrimonios.

Y ahora todas estas personas, hombres y mujeres de diferentes edades, cada uno a su manera se encuentran para reflexionar sobre el amor. Pues, ¿existe el amor? ¿Es cierta la crisis del séptimo año? ¿Tienen razón los que dicen que un amor no puede durar más de tres años? Y después, la pregunta más difícil: ¿un amor puede durar para siempre?

sábado, 1 de enero de 2011

La "argentinización" del Amor Light


El consumismo de "amores" enlatados comprados en góndolas saqueadas por seres inhumanos carentes de alma, se ha vuelto una actividad rutinaria en una sociedad capitalista en la que el amor no es más que una palabra que pende de un hilo tan frágil que nadie es capaz de sostener por miedo a quebrarlo... Ahí. En el preciso instante en el que el miedo y la valentía se debaten a muerte, es allí, donde el amor deja de existir como sentimiento puro y se convierte en un concepto lejano y débil, inventado por algún ser extraño e idealista.

Lo real hoy en día, es el amor "presentado" como un monumento sexual perfecto. Con curvas perfectas y restos de inteligencia.

Los medios de comunicación, en especial la televisión, muestran a diario cómo deberíamos ser las mujeres para ser aceptadas por el sexo opuesto. Lo cierto, es que quienes "fabrican" esos modelos se olvidaron de un pequeño detalle... el sentimiento.

Detrás de la frialdad que reflejan, existe algo tan efímero y esporádico como el amor. No existe en los medios argentinos programa que interprete periodísticamente las relaciones humanas difundiendo la belleza de los vínculos afectivos en pos de una unión duradera. En cambio, se observa una passarella de cuerpos desnudos que desfilan mostrando sus voluptuosas curvas modeladas por el bisturí, y exhibiendose como si fueran a ser "compradas" por algún comerciante del mercado global del sexo.

Qué sentirá una mujer excedida de peso, una mujer adulta que ronda los setenta y pico, o una mujer con capacidades diferentes...todas mujeres que tienen en común el deseo de amar y ser correspondidas...Qué les queda por hacer? por pensar? por sentir?

Acaso los incipientes noteros universitarios o terciarios reflexionan al respecto cuando entrevistan a las "vedettes" que se muestran como la perfección femenina? Cuál es el mensaje que transmiten los medios referido al compromiso entre un hombre y una mujer?

Cuántos son los que verdaderamente aplican aquellos conceptos estudiados en las cátedras y que nunca interiorizaron para ejercer la profesión? Qué valores son los que nos intentan "vender"?

La mediocridad está latente en la televisión argentina. ¿El público consume "Lo que hay"? No sería mejor optar por la lectura, por las acciones, el disfrute de la naturaleza recordando a aquellos impresionistas que haciendo uso de los paisajes que los rodeaban hicieron de una utopía el más maravilloso arte? Los grandes periodistas no están en la televisión, en un estudio con aire acondicionado y gente histérica corriendo por los pasillos... el verdadero periodismo está en la calle. Hablando, recolectando datos, escribiendo, investigando, fotografiando, ayudando y sobre todo, difundiendo valores, incentivando a la comprensión, la justicia y la búsqueda de la verdad.

Muchachos...se olvidaron de sentir.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...