PrensaPedagógica

Nuestros temas abarcan, filosofía, pasando por la moral y la pedagogía, hasta la ciencia y la política, sin descuidar la literatura, moda, contexto social y geográfico.

Contanos tu consigna

Contanos tu consigna
Consignas de mujeres

Marcha por la vida 03 de junio 2017

Marcha por la vida 03 de junio 2017

jueves, 22 de julio de 2010

"Jugar a dos puntas": Un juego peligroso


Hoy en día, la fidelidad y el "hasta que la muerte nos separe" pasó a la historia. La gran mayoría de hombres y mujeres ya no busca pasar el resto de sus vidas con la misma persona. Por más que lo intenten, la oferta de sexo y cuerpos perfectos que muestran los medios televisivos es tan amplia que se dejan arrastrar por la corriente y cometen el peor de los pecados: Mantener una doble vida.
No sólo implica un desgaste de energía para el que comete el acto de engañar a su pareja e involucrarse con otra, sino también, un perjuicio para las víctimas del engaño, tanto para la pareja actual como para la "nueva".
En el caso del hombre que decide emprender el peligroso y arriesgado camino de la infidelidad, éste debe contar no sólo con cierta astucia y disimulo, sino también ser un mitómano compulsivo y tener poco corazón.
En algunos casos, la etapa de "impulso carnal" (calentura), suele ser solo una etapa y no pasar a mayores. Pero, el problema radica en la confusión que se le genera al victimario cuando los sentimientos comienzan a revolucionarse y la "amante" o "segunda" deja de ser una mujer linda con quien pasar buenos momentos y tener buen sexo, y se convierte en la imagen ideal de esposa y madre.
Es ahí, en donde al hombre se le suelen alterar las neuronas y comienzan a delirar peligrosamente,enmarañando la situación con mentiras, actitudes misteriosas, llamadas fuera de horario habitual, horas "extras" en el trabajo, malestares estomacales, migrañas, tíos lejanos que vienen de visita, madres que se enferman o abuelas que mueren... Excusas para intentar "zafar" de la situación en la cual ya están hundidos hasta el cuello.
Una mujer que cree que su pareja es perfecta y que jamás va a plantarle dos lindos cuernos en su cabeza... debe ser más cauta que aquella que piensa que es un mujeriego o que anda de fiesta en fiesta.
Generalmente los que portan "cara de bueno" suelen ser los más peligrosos y tendientes a llevar a cabo el agotador proceso de engaño conyugal.
En este caso, la novia, deberá tomar su lupa y convertirse en Sherlock Holmes para averiguar las ocurrentes tramollas de su pareja que la hacen quedar como una perfecta "cornuda" frente al resto.
En casos en donde el causante del daño actúa de manera muy disimulada y lleva años estudiando actuación con Lito Cruz, la pareja jamás se dará cuenta de la doble vida que lleva.
Esta situación, vista desde afuera, resulta un tanto "picarona" y todos decimos "¿Quién no se involucró nunca con alguien con novio?" o la frase célebre entre los hombres: "De la muerte y los cuernos no se salva nadie". Es cierto, pero si lo podemos evitar, mejor.
En el transcurso del proceso de engaño, se presentan ciertos indicios que dan la pauta que estamos siendo sutilmente engañadas. No sólo por las excusas que presenté más arriba, sino por otras más evidentes que nos hacen dudar de la gran capacidad e inteligencia que caracterizó a los hombres por años. Como por ejemplo, rouge en la camisa, perfume de mujer, boca colorada e hinchada, volver bañado del "trabajo", estar cansado cuando queremos tener relaciones, actitudes sospechosas y comportamiento excesivamente cortés y amable hacia nosotras. Flores cuando no es ni nuestro cumpleaños, o aniversario, o San Valentín. Invitaciones a cenar a lugares donde jamás fuimos, etc.
No sólo sale perjudicada la pareja "blanqueada", sino también, "la otra". En casos en donde somos brutalmente engañadas y seducidas por hombres que aparentan ser perfectos y luego de un tiempo se desenmascaran mostrando su verdadera persona, solemos reaccionar de manera o muy violenta y desesperante, o lloramos y deprimimos...como siempre.
Y como al hombre, sólo le importa saciar su necesidad momentánea, sin tener el mínimo interés en abandonar la relación "legal" por la nueva víctima en cuestión, actúan desinteresadamente provocando daños mayores.
Una buena excusa puede terminar en un mal presentimiento y un triste desenlace.

1 comentario:

  1. Hola!!
    Estoy totalmente de acuerdo con lo exponés.
    Nadie se salva y las excusas de los victimarios para justificar su proceder, son de ciencia ficcion.
    Me encantó la prosa!
    Bisous

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...